14 de diciembre de 2014

Querido Ponche Crema...te queremos mucho


Yo no se los demás, pero en mi niñez, la navidad era sinónimo de fiesta, de amarrar hallacas (en mi casa se hacían al menos 200) de estrenar ropa y zapatos el 24 y el 31, de jugar con luces de bengala y, si tenía suerte, de probar un traguito de Ponche Crema con muuuucho hielo. ¡Ah! y por su puesto los juguetes, que era el fin último de tanta parafernalia.

Han cambiado muchas cosas desde entonces: ya no juego con explosivos encontrados en el piso, con la mecha cortica, porque de broma nos quedamos sordos mi hermano y yo al intentar encender uno.

Tampoco juego con bengalas luego de que mi hermana se incendiara el vestido color melocotón mientras jugaba con una de aquellas un 24 de diciembre (afortunadamente no hubo daños que lamentar, excepto por el vestido que estaba estrenando ese día).

Ya no amarro hallacas ni estreno ropa esos días (aunque sería lindo retomar esas costumbres) pero lo que no falta en mi casa en estas fechas; además de los turrones, panettones, hallacas, pernil y pan de jamón, es, sin duda, el ponche crema.




Sin temor a equivocarme esta fue la primera bebida alcohólica que probé en mi vida. Me gustaba por ser dulce y cremoso y por su parecido a la leche condensada (esto de comer dulce como que viene de nacimiento).

Por eso hoy he traído una receta fantástica para los amantes del ponche crema, que no dejará indiferente a nadie. Eso sí, no es apta para niños pequeños, es mas bien para esos niños grandes que quieren disfrutar una navidad a la venezolana con un toque diferente.

2 de diciembre de 2014

Cookie in a mug o como ser un egoista


Seamos claros, no siempre estamos rodeados de amigos, familiares o conocidos. Ciertos días, como hoy, nos encontramos solos en casa sin mucho que hacer, ¡ejem! o a lo mejor con mucho que hacer pero sin ganas de hacerlo.

Ese es mi caso el día de hoy. Mi doctora me ha enviado a casa porque presento una laringitis aguda. Nada por lo cual preocuparse, ya he comenzado el tratamiento y solo será cuestión de esperar a que comience a hacer efecto.

Mientras tanto navego un rato por la web y de pronto me provoca algo dulce. Busco en mi cocina por todas partes y no consigo nada ¡nada! "casa de herrero cuchillo de palo" pienso mientras decido en una fracción de segundo si debo encender el horno y sacar huevos, mantequilla y moldes para hacer algo que me tomará al menos una hora en preparar...nahh la verdad no tengo ánimo para cocinar estos últimos días de quebranto.



Así que se me ocurre utilizar una receta instantánea. Cero horno, sin ensuciar mucho y lo mejor de todo: no tengo que esperar una hora a que esté lista.

28 de noviembre de 2014

Panes festivos para navidad

Y bien, se acabaron mis vacaciones y es hora de continuar con lo mío. He tenido la inmensa fortuna de poder viajar este año y me siento feliz de haber podido aprender de otras culturas, probar otros sabores que no conocía e inspirarme para hacer cosas nuevas:



 Algunas fotitos de mi viaje

Ahora estoy preparándome para el mejor mes del año. Confieso que siempre he sido medio Grinch con respecto a la navidad. Será la edad o quizás la distancia de todos los que se han ido y se están yendo (y los que se irán próximamente) lo me ha hecho abrir los ojos y comprender que lo bonito de esta época no está en la compradera de regalos, ni en las comilonas desmedidas; sino en compartir y generar encuentros memorables en compañía de quienes apreciamos y nos aprecian, a sabiendas que no durará para siempre. Porque nada dura para siempre.

Así que es momento de prepararse para esos días y hoy traigo una selección de panes que pueden realizarse en casa y ofrecerse en momentos de celebración (aunque para mí comerme un panettone ya es un motivo de celebración por si solo). Lo mejor es que aunque no queden perfectos, siempre podrás agregar mas frutas, licor, jamón o cualquier ingrediente estrella que lleve el pancito en cuestión y no conformarte con los tristes panes de panadería que he tenido la desdicha de probar este año.

El típico pan de jamón venezolano que no falta en ninguna mesa navideña. Este tiene la particularidad de hacerse con jamón ahumado de pavo (ideal para los que se cuidan o saben que se van a arrepentir en enero por tanto banquete desmedido)


Un rico pan de jamón con aceitunas en cada rodaja. Garantizado

Un de mis panes favoritos y definitivamente el que mas me gusta en navidad. Puede hacerse con chispas de chocolate, frutas confitadas, naranjas confitadas o todas las anteriores. No es facil y tarda unas cuantas horas en hacerse, pero el resultado bien vale la pena.



22 de octubre de 2014

Un pan con embutidos para recordar buenos tiempos

Parece que fue ayer cuando nos reuníamos el grupo de amigos de siempre a hacer nuestros pick nicks (le decíamos pikinikis) en la grama de la Universidad.


Luego de unos cuantos encuentros ya teníamos acordada toda una logística que surgió de manera espontánea y sin proponérnoslo: unos llevaban la manta a cuadros, otros el periódico del domingo, otros se aparecían siempre con frutas frescas y a nosotros nos tocaba llevar el café y este pan rústico repleto de embutidos varios. Tampoco podían faltar otros preparados como empanadas, arepas andinas, brownies o cupcakes. Siempre llevábamos más de lo que podíamos consumir, pero de este pan que muestro hoy, nunca vi que sobrara nada. Ni las migas.

Solíamos conversar sobre cómo resolver los problemas del mundo, mientras algunos patos correteaban cerca del lugar bajo un cielo azul intenso.

Una vez cayó una lluvia repentina y fuerte que nos obligó a retirarnos sin siquiera haber llegado al lugar acordado. Pero mi pan estaba listo y el periódico no se había mojado mucho, así que terminamos haciendo el pikiniki en la sala de uno de los amigos, con manta a cuadros incluida.

El tiempo pasó y algunos de los amigos ya no están cerca, pero si todo se da como está planeado, estaremos haciendo otro encuentro (seguramente bajo techo) en Barcelona o quizá Madrid ¡la próxima semana!. De hecho, ya tengo visto algunos de los embutidos que vamos a comprar para la ocasión, así que espero contar al menos con el periódico del domingo para no perder la costumbre : )




La receta para este bocadillo no puede ser más sencilla, cualquier pan rústico redondo sirve, aunque yo he decidido hornearlo en casa con esta receta de pan que no se amasa que publiqué hace algún tiempo.

Se rebana horizontalmente y se untan ambas caras con mostaza dijón. Luego rellenar de deliciosos embutidos al gusto, como salchichón, salame, jamón, etc. (yo siempre recomiendo Campofrío a los amigos que viven en España). Algún queso contundente (como provolone o manchego) y un condimento especial a base de pimientos asados, aceitunas y pepinillos cortados en pequeños trozos (mezclados con aceite y vinagre opcionalmente).

El pan relleno se envuelve en film transparente y se presiona fuertemente con algo pesado, como una sartén de hierro. Se refrigera (con todo y sartén encima) hasta el día siguiente y se transporta envuelto aun en film. Al momento de servir se corta con cuchillo de sierra en secciones.

Todo un carnaval de colores lleva este sabroso pan ¿verdad que se ve rico?




PD: Ya saben, estaré en el viejo continente por unas semanas, así que nos vemos en Noviembre. ¡Yupi!

Besos

19 de octubre de 2014

Scones de naranja para el desayuno


Desde que probé esta receta de scones la he preparado una y otra y otra vez. Es perfecta para el desayuno y lo mejor es que se prepara en muy poco tiempo.

Estos pequeños pero contundentes bizcochos son originarios de Escocia y muy populares en Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Normalmente se preparan individualmente en forma cilíndrica. La versión de hoy es en forma de torta con secciones triangulares, ya marcadas antes de hornear, para que sea más fácil de separar cada una.

A mi me gusta comerlos aun tibios y humeantes con algo de mantequilla untada por arriba ¡como si ya no tuvieran suficiente!



la verdad me quedaron un poco (bastante) rusticones. Eso sí, son divinos

Como todos los panes rápidos, es importante no manipular mucho la masa para que los scones no queden duros, por eso yo prefiero siempre dejarlos unos minutos en la nevera o el congelador antes de hornearlos, para que el gluten se relaje y la mantequilla se enfríe un poco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...