18 de febrero de 2015

Panna cotta de chocolate (Reto Recetas Sanas)



Cuando decidí participar en el reto de Facilicimo de Recetas Sanas estuve un buen rato preguntándome ¿qué hace que una receta sea sana? yo particularmente no tengo ninguna restricción de alimentos...¡Oh! lo olvidaba! sí tengo una: los camarones!! afortunadamente no los requiero para hacer ningún postre.lol

Una comida sana ¿es aquella que por sus ingredientes y forma de preparar no nos produce daño?.

Conozco a personas que no pueden comer nueces o semillas, pero todos dicen que son sanas; conozco a otros que no pueden comer zanahorias ni tomates pero ¿que más sano que eso? lo que me hace daño a mi es posible que no haga daño a otros y viceversa, entonces qué cosa es una comida sana?

Me pongo en los zapatos de otros y me imagino cómo sería mi vida si de pronto me prohibieran consumir queso, pan o nueces y puedo entender la frustración y tristeza que acompaña a muchos que conozco.

Afortunadamente existen alternativas y no hace falta privarse de todo lo que nos gusta, solo se requiere un poco de creatividad y empeño: sustituir un ingrediente, eliminar este otro, aunque lo mas importante para mi es, sin duda, la moderación.



La receta que comparto hoy es sana según mi punto de vista. Se trata de una extraordinaria panna cotta de chocolate que no contiene azúcar, es gluten free, no contiene huevo (ninguna pannacotta lleva) y puedes sustituir la leche por otros productos sin lactosa (como leche de coco, almendras o leche deslactosada) pero en realidad eres tu, mi querido lector, el que debe decidir si beneficia o no a tu salud.

Lo que si puedo garantizar es que está divina, es amarga y untuosa, se disuelve en la boca y acompañada de fresas maduras debe ser la gloria. Pero lo mejor de todo: no siento ningún remordimiento de conciencia al comerla u ofrecerla a mis allegados (algunos de los cuales sí llevan dietas especiales por diferentes razones).

Espero que se atrevan a probar esta panna cotta. Es el epítome de lo que debe ser un buen postre: fácil y sano sí, pero principalmente sabroso.



Panna cotta de chocolate
 [Imprimir]



Ingredientes:

1 y 1/2 cditas de gelatina sin sabor
1 Cda. de agua
3/4 de taza de leche descremada (o deslactosada o leche de coco o de almendras)
1 cdita. de esencia de vainilla
150 g de chocolate semi amargo 70% (o endulzado con edulcorante)
1 pizca de sal
1Cda. de crema de leche (opcional)
Cacao en polvo para decorar


Instrucciones:
  1. Hidratar la gelatina en la cucharada de agua. Reservar.
  2. Trocear el chocolate en pedazos pequeños (1/2 cm o menos) y reservar en un recipiente aparte.
  3. Calentar la leche con la esencia de vainilla y la sal en una olla pequeña. Añadir la gelatina hidratada y remover hasta disolver.
  4. Continuar calentando la leche y retirar del fuego justo antes de que comience a hervir.
  5. Vaciar la leche sobre el chocolate troceado, dejar reposar 3 o 4 minutos para calentar el chocolate y remover con una espátula de goma hasta disolver por completo.
  6. Añadir la crema de leche (opcional). Remover hasta integrar.
  7. Pasar la mezcla por un colador fino para eliminar los restos sólidos de gelatina.
  8. Vaciar la mezcla en 4 recipientes pequeños o 2 vasitos medianos. Dejar enfriar a temperatura ambiente.
  9. Tapar los recipientes con plástico adherente y llevar a la nevera. Refrigerar hasta que cuajen, al menos 4 horas antes de servir.
  10. Decorar con cacao en polvo cernido.

Da para 4 porciones pequeñas o 2 medianas.

Fuente: Tasty Treats







Si te gusta algo de lo has visto y deseas recibir mis artículos 
directo en tu correo 
suscríbete aquí
tu correo:



14 de febrero de 2015

Triple lemon cake. Más limón imposible



¡Feliz día del amor y la amistad! Y a los que están de paseo por carnavales les deseo con mucha envidia que les vaya de lo mejor. lol

Yo he preferido quedarme en casa escribiendo y preparando nuevas recetas, ya pronto les comentaré qué resulta del experimento que estoy haciendo.

Pero hoy solo quiero compartir esta receta de cake o ponqué de limón que realicé esta semana.

Conseguí estos limones en el mercado de Chacao. Son amarillos, rugosos y su concha desprende un olor inigualable. Aquí, algunos le dicen limón francés, a mi me parece que mas bien se trata de la cidra o una subespecie de esta.

Los he buscado en la Wikipedia y resulta que los cítricos son altamente hibridables, es decir, se mezcla con facilidad una especie con otra creando híbridos, por lo que es común confundir unos con otros.


Para colmo de males lo que aquí conocemos como limón (el verde y liso) resulta que en otras partes se denomina lima (el amarillo y liso) y viceversa. Ya lo había explicado en esta otra receta de crema de limón o lemon curd.

Total que si algún amante de la botánica entendido sabe de lo que se trata, por favor que nos diga el nombre científico de este cítrico maravilloso para poder continuar con nuestra receta (yo por ahora seguiré llamándole limón).

7 de febrero de 2015

Resultado del Taller de fotografía culinaria


El pasado 31 de enero terminamos lo que fuera la primera edición del Taller básico de fotografía culinaria impartido por El gato goloso en Caracas.

Y no puedo expresar con palabras lo feliz que me ha hecho.

Fueron dos sábados intensos de mucha información, prácticas y menos tiempo de lo que hubiera deseado.






4 de febrero de 2015

Pan de maíz en el país del "no hay"


Ya he preparado este pan en otras oportunidades, la receta de hoy la he sacado del libro de Juan Carlos Bruzual "Panes Venezolanos".

He comprado el libro con la esperanza de poder elaborar algo con ingredientes que aquí si se consiguen. Tengo muchos otros libros de panadería, pero me frustra cuando piden ingredientes que aquí no se encuentran desde hace mucho: harina de centeno, de espelta, azucar morena, gluten....

Trato de no desanimarme y de adaptarme a lo tiempos que corren así que este libro me vendría como anillo al dedo (creyón que es uno).

Yo realicé la maestría en panadería del IEPAN de la mano de Juan Carlos. El libro tiene recetas excelentes y simplificadas para no complicar la vida a los principiantes en el oficio de la panadería. Como ya habíamos aprendido a realizar el pan de maíz en el curso, decidí darle la oportunidad a esta variante, mas sencilla, que aparece en el libro.

Pero la harina panadera (o de fuerza) es otra de las cosas que ya no consigo tan fácilmente, antes solíamos comprarla al panadero de la esquina, pero dejaron de venderla a particulares como nosotros por el tema de la escasez.

Así que me he inventado una formula loca para tratar de hacer el bendito pan (el antojo es una cosa seria) he utilizado lo que tenía en casa y este ha sido el resultado:

14 de enero de 2015

El mejor cake de canela que he probado


Hay algunas cosas en el mundo cuyo olor suele atraer de forma irresistible hasta a los menos dulceros, nos atraen como hormigas al dulce, como abejas a la miel, como zancudos a mi piernas....bueno, Uds. entienden.

Para mi, esas cosas irresistibles son el olor de la canela, el olor del chocolate  y el del papelón. Esos olores se intensifican con la acción del calor del horno y es en ese momento cuando comienzas a ver a la gente haciendo colas (filas) para comprar cinnamon rolls, brownies o golfeados, recientemente también vemos largas filas para comprar muchas otras cosas pero esas no atraen por el olor a menos que se trate de jabón en polvo (mejor no entro en detalles para no amargarme ni amargar a nadie).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...