19 de febrero de 2014

Viviendo en el país del "No Hay"


Recién hoy me he percatado que llevo mas de 3 meses sin publicar nada en este blog, fácilmente podría sentarme frente al teclado para escribir una receta con fotos bonitas y recomendar a mis lectores que lo prueben intentando hacer creer a todos que mi vida (y la vida en mi país) es color rosa y que aquí no pasa nada.

Pero no sería justo.

La verdad es que vivir en Venezuela se ha vuelto extenuante desde cualquier punto de vista. Ya cansa salir a diario a buscar lo que se supone debe ser un producto de la cesta básica, cansa ver que la gente hace cola durante horas para comprar papel de baño o harina de maíz, cansa no poder conseguir pollo o carne cuando la requiero y no solo cuando la consigo de vez en cuando, cansa salir a cualquier ferretería o farmacia y ver los estantes vacíos, regresar a casa con las manos vacías o dedicar todo un fin de semana a recorrer todos los locales a ver si la pego.

No soy analista político ni tampoco pretendo serlo, así que solo puedo describir como me afecta a mi y a mi familia cercana la crisis que estamos viviendo desde hace tiempo y que si no fuera porque es mi vida de clasemediaburguesaescualida(quesecrioenunbarriopobredeloestedelaciudad) casi me daría risa de lo puro absurdo:


  • El ascensor de mi edificio lleva al menos un mes a oscuras porque no se consiguen los bombillos fluorescentes que requiere. 
  • La panadería cercana a mi casa cerró en diciembre y no volvió a abrir mas nunca.
  • Mi carro lleva en el taller 3 semanas porque se daño un módulo cuyo reemplazo no se consigue, el mecánico lo mando a reparar a ver si se puede. 
  • En la ventana superior del apartamento hemos colocado papel bond en lugar de persianas porque cuestan alrededor de 35 meses de salario mínimo.
  • Estuve paseando al menos dos semanas de una clínica a otra tratando de hacerme una radiografía y una resonancia magnética porque el acetato donde las hacen estaba agotado.
  • El repuesto que lleva el filtro de agua no se consigue, así que ahora tomo agua con sabor a hierro y apariencia opalescente.
  • Tuve que arrendar el pequeño estudio donde hacia mis fotos para poder pagar el condominio de mi apartamento (con mi sueldo de ingeniero no me alcanza).
  • El ultimo mercado que hice (que no tenia ni carne, ni pollo, ni pescado, ni leche, ni azúcar, ni harina, ni papel toilet, ni café, ni servilletas, ni limpiador liquido -porque ninguno de esos productos lo había) costó el 75% de mi sueldo quincenal (y eso que solo somos dos en casa)
Afortunadamente no hay nadie enfermo en mi familia, conozco casos de enfermos del corazón que están tomando una dosis menor de la indicada para  rendir el medicamento. Tampoco tenemos niños pequeños y solo puedo imaginar la frustración de los padres al no conseguir ni leche para el tetero.

Contrariamente a lo que se piensa, Venezuela no es un país rico, es un país endeudado hasta el tuétano, con un aparato productivo reducido a su mínima expresión y sumido en una profunda crisis política, económica y social, donde reina la incompetencia, la impunidad y la corrupción y es incapaz de tomar las decisiones correctas para salir de este atolladero. Mi país está dividido y enfermo, y a ratos me parece que no tiene cura (en especial hoy, que siento el humo de lacrimógenas mientras escribo estas pistoladas).

Así pues, hoy no es un buen día para publicar recetas, aunque si es cierto lo que dicen que las crisis son oportunidades, a lo mejor consigo la manera de que una pastelera como yo encuentre la forma de hacer un postre sin azúcar, leche (en ninguna de sus formas) harina, mantequilla ni aceite. Todo un éxito para los que estén a dieta.




24 de octubre de 2013

Torta de zanahoria



No se si a los demás, pero a mi me pasa que a golpe de 4:30 ó 5:00 pm me dan unas ganas locas de comer algo dulce, bueno en realidad yo siempre tengo hambre por lo dulce, pero es a esa hora precisamente en que la necesidad se hace apremiante. Es por eso que intento tener algo en casa para poder satisfacer mis antojos, yo vivo frente a una de las pastelerías más famosas de Caracas y cuando esa gente está horneando... bueno, ¡sálvese quien pueda! porque la verdad lo que dan es ganas de salir espepitado a la pastelería a gastarse una buena cantidad de dinero y olvidarse de las dietas, las calorías y todo eso.

Afortunadamente no huele así de rico a toda hora porque de lo contrario ya estaría arruinada hace tiempo. En vez de ceder a la tentación a diario, prefiero preparar mis propios bizcochos por dos razones fundamentales: a) siempre me puedo servir otra porción adicional gratis y b) con frecuencia me quedan mejor y supongo que tiene que ver con la elección de los ingredientes. De esa forma no solo controlo el proceso de preparación, si no la calidad y cantidad de lo que consumo, además, estoy completamente segura de que mi porción no se cayó al piso y fue recogida por alguien rápidamente para servirla en el plato sin que nadie se diera cuenta (así es, también he sido testigo de eso).

Así que aquí dejo esta receta para matar las ganas de algo dulce a golpe de 5:00pm, en la tranquilidad de mi terraza, rodeada de plantas y con una buena taza de café con leche. Así la vida, por pequeños espacios de tiempo, es a veces exactamente como la  queremos.




Torta de zanahoria

Ingredientes:

Secos:
1 y 2/3 de tazas de harina todo uso
1 cdita. de polvo de hornear
1/2 cdita. de bicarbonato en polvo
1/2 cdita. de sal
1 cdita. de canela molida
1/2 cdita. de jengibre el polvo
1 taza de nueces tostadas y troceadas
1/2 taza de pasitas o ciruelas pasas troceadas

Húmedos:
1 Zanahoria grande rallada
3/4 de taza de aceite vegetal
1 taza de azúcar morena
2 huevos
1 cdita de vainilla
1/3 taza de yogurt natural

Instrucciones:
Pre-calentar el horno a 180 grados centígrados.
Enmantequillar y enharinar un molde para torta de 20 cm.

Cernir la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato la sal, la canela y el jengibre en un recipiente.
Añadir las nueces y las pasitas a la harina y mezclar bien.

En otro recipiente mezclar la zanahoria, el aceite,el azúcar, los huevos, la vainilla y el yogurt, mezclar hasta integrar todo.

Incorporar los ingredientes secos a los húmedos, mezclar con una paleta solo lo necesario para humedecer la mezcla. No Batir! de lo contrario la torta quedará dura.

Llevar la preparación a un molde enharinado. Hornear por 1 hora o hasta que al introducir un palillo éste salga seco
.
Sacar del horno y dejar reposar por espacio de 20 minutos. Desmoldar y dejar enfriar por completo.

Nota: para el glaseado se puede preparar una mezcla con 6 cucharadas de queso crema, 1/2 taza de azúcar pulverizada cernida y 2 cucharadas de jugo de naranja. Mezclar hasta obtener la consistencia deseada.







12 de octubre de 2013

Granola para el desayuno


Lo "bueno" de vivir en un país con casi 50% de inflación anual acumulada (¡¡la mas alta de América y una de las mas altas del mundo!!) es que no nos queda mas remedio que volvernos creativos, nos resistimos a abandonar nuestro estilo de vida y tristemente pensamos cada vez que vamos al supermercado que "eramos felices y no lo sabíamos". Con poca efectividad tratamos de reducir nuestros gastos e ingeniárnosla para alimentar a nuestras familias y no morir en el intento.


Por mi parte he dejado comprar una gran cantidad de productos que no faltaban en mi despensa, he aprendido a preparar mis propias salsas para las pastas, consumo mas vegetales y menos carne (básicamente porque no se consigue carne y cuando se consigue es casi impagable) preparo mas sopas caseras y menos de sobre, hago mas panes (cuando consigo harina) y de un tiempo para acá estoy elaborando mi propia granola (que costaba 45Bs el año pasado y ahora cuesta nada menos que 162Bs dependiendo de la marca).
La granola hecha en casa es superior a la industrial, basta con ver la cantidad de almendras que le puse a esta :D


Después de recuperar el aliento al ver el precio de la cajita de granola y descubrir que estaba pagando más por un producto de menor calidad (porque ya no trae tantas frutas ni semillas como solía traer) decidí que ya estaba bueno de quejadera y puse manos a la obra, o en este caso, a la granola, y lo mejor es que puedo agregar cuantas semillas, almendras, pasas o chispas de chocolate quiera, ¿que resulta costoso elaborarla? sí, pero puedo utilizar lo que sobra de los ingredientes en cualquier otra preparación que se me ocurra.

Granola casera
[Imprimir]

Ingredientes:
2 tazas de avena en hojuelas (no instantánea)
1/2 taza de germen de trigo (eso no existe en este país hace siglos, yo uso Fibragerm)
1/2 taza de afrecho

1/3 de taza de aceite vegetal
1/3 de taza de miel
1 cucharadita de esencia de vainilla
1/2 taza de leche en polvo (opcional)

1 taza de almendras troceadas o rebanadas  (tostadas ligeramente en el horno)
1 taza de pasitas
1/2 taza de semillas de girasol o de calabaza

Instrucciones:
Pre-calentar el horno a 160 oC.

Aceitar ligeramente una bandeja de horno

En un recipiente hondo mezclar la avena en hojuelas, el germen de trigo y el afrecho.

En otro recipiente mas pequeño mezclar el aceite, la miel, la esencia de vainilla y la leche en polvo. Mezclar con un tenedor hasta incorporar todos los ingredientes.

Añadir la mezcla de aceite y miel al recipiente que contiene la avena, mezclar con las manos limpias hasta humedecer toda la mezcla (quedará algo pastosa por eso es mejor usar las manos)

Distribuir la mezcla en la bandeja aceitada procurando que quede una capa uniforme.

Llevar la bandeja al horno por 10 minutos, retirar del horno y revolver la granola con un tenedor, extender nuevamente en la bandeja y hornear 10 minutos más hasta que se torne ligeramente tostada.

Apagar el horno y abrir la puerta, dejar enfriar la bandeja dentro del horno para que quede más crujiente.

Una vez a temperatura ambiente, añadir las almendras, las pasas y las semillas de girasol.

Guardar en un recipiente hermético en la despensa.

Nota: la granola no debe tostarse demasiado, saldrá del horno algo blanda pero al enfriarse se endurecerá y quedará crujiente.


Pues sí, este es un nuevo estilo de vida mas sano ¡y eso es bueno! la diferencia radica en que ese estilo de vida debería ser escogido a voluntad propia, es uno quien debe decidir si quiere comer mejor y mas sano, y no este estilo de vida impuesto por circunstancias netamente económicas.¡Que rabia!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...