18 de octubre de 2011

Pumpkin madeleines o Maigualidas de auyama



El clima está cambiando, y aunque en el trópico no tenemos 4 estaciones, si que vemos cómo los días se acortan y las tardes se refrescan (aquí pasar de 30oC en promedio a 25oC es un verdadero refrescamiento) está lloviendo a diario en las tardes, una lluvia fuerte y corta hace que se desprenda el olor a tierra mojada y que una brisa sabrosita entre por la ventana. Luego el cielo se despeja y las nubes se abren dando paso a un cielo azul claro y limpido, afuera se oyen sirenas y cornetas, es lo que ocurre en Caracas apenas caen cuatro gotas de agua: embotellamientos, tráfico insoportable, accidentes y más de un conductor frustrado al saber que hoy, como casi todos los días, tardará más de dos horas en llegar a su casa.

El tráfico en Caracas es terrible, sobre todo cuando ha llovido

Sin embargo no puedo evitar sentirme agradecida por la lluvia, me encanta cómo el Avila se torna tan verde que parece casi azul y su vegetación frondosa parece invadir todos sus caminos. Estos son los días en que me provoca sentarme en la terraza (es decir el balcón) mirar cómo cambia el paisaje y comer "Maigualidas" con café.

Así se ve El Ávila  justo cuando ha escampado

Ya había comentado anteriormente el origen de las madeleines, esos pequeños bizcochos con forma de almejas, esponjosos y que llevan mucha mantequilla. También dije en esa oportunidad que yo les llamaría Maigualidas en honor a mi amigo Jona. Las de hoy son de calabaza (aquí le decimos auyama) con especias y puedo decir categoricamente que son las mejores que he preparado hasta ahora.

De Homemade

Para hacerlas se requiere puré de calabaza, en algunos países se consigue enlatada pero aquí a nadie se le ocurriría enlatar semejante cosa, yo suelo hornear un trozo de 1/2 kilo envuelta en papel de aluminio por espacio de una hora, hago un puré con la pulpa y luego la llevo al fuego en una olla para evaporar la mayor cantidad posible del abundante líquido que contiene. El puré debe quedar como el de papa y luego puede aderezarse y consumirse como puré o guardarse y utilizarse luego para otras preparaciones como sopas, tartas, bizcochos como este o en las Maigualidas que hoy muestro.

De Homemade

Tienen un intenso color dorado y el aroma que desprenden es simplemente irresistible.

Para la mezcla de especias:
1 cdita de canela en polvo
1 cdita. de jengibre en polvo
1/8 cdita. de clavo en polvo
1/8 cdita. de nuez moscada rallada


Ingredientes:
1 taza + 2 Cdas. de harina todo uso
1/2 cdita. de polvo de hornear
1 pizca de sal
3/4 de cdita. de mezcla de especias
2/3 de taza de mantequilla
3 Cdas. de puré de calabaza
1/2 taza de azúcar blanca
3 Cdas. de azúcar moreno (o papelón en polvo si vives en Venezuela)
1 Cda. de melaza (o miel)
4 huevos

 Instrucciones:
Pre-calentar el horno a 200 oC.Enmantequillar un molde de madeleines y reservar en el congelador.

Cernir juntos la harina, el polvo de hornear, la mezcla de especias y la sal. Reservar

Fundir la mantequilla y añadir los dos tipos de azucar, el puré de calabaza, la melaza y los huevos. Mezclar con un batidor de alambre hasta integrar. ¡Ciudado! no sobre batir la mezcla para evitar que queden duros.

Incorporar la mezcla de harina a la de mantequilla de un solo golpe, mezclar los ingredientes hasta integrarlos bien.

Vaciar la preparación en los moldes y hornear hasta que los bizcochos desarrollen una protuberancia y se doren ligeramente por los bordes (10 a 12 minutos), no abrir la puerta durante la cocción.

Nota: si se utiliza un molde diferente el tiempo de cocción puede variar, estarán listos los bizcochos si al introducirles un palillo éste sale seco.

Da para 24 Maigualidas grandes

De Homemade

6 de octubre de 2011

Sand Torte o torta de arena



Es cierto que llevo tieeempo sin publicar nada por aquí, estaba furiosa por no tener nunca agua. Un ratico en la mañana, otro al mediodía y otro en la noche ¡por Dios! así no hay quien viva!! y mucho menos quien cocine y menos aún, quien se dedique a la pastelería que mira cómo ensucia.

Solo cuatro meses después que empezó esta pesadilla un plomero que vino al edificio a arreglar otra cosa le propuso a la señora que lo contrató que lo dejara revisar el filtro que se coloca en el medidor de la calle, el bendito medidor estaba lleno de tierra y de escombros y por eso no entraba suficiente caudal al edificio ¿que tal? y yo me pregunto: ¿¿es que Hidrocapital no pudo enviar a nadie a revisar eso?? ¿en cuatro meses?? ¿ni si quiera después que toodo el mundo lo reportó infinidad, millones de veces?? GRRRRR

Una vez solucionado el problema del agua (a medias porque la siguen racionando 3 veces a la semana, pero vamos que no son todos días como hasta hace poco) he vuelto una que otra vez a la cocina a preparar mis bizcochos, el de hoy se llama sand torte y lo extraje del libro de Osvaldo Gross "Pastelería Base". Se trata de un bizcocho con acabado perfecto, una textura arenosa (de ahí su nombre) y un intenso sabor a limón que provoca comerlo a cualquier hora, sobre todo cuando no hay agua pero sí hambre y no se desea ensuciar más de lo necesario.






Aquí dejo la receta, especialmente para mi amiga Chela, quien estuvo de visita en mi casa y al parecer le gustó mucho.


Nota: si no le gusta la textura arenosa que produce la maizina, simplemente sustitúyala por la misma cantidad de harina no leudante.

Ingredientes:
220 g de mantequilla a temperatura ambiente
220 g de azúcar blanca
ralladura de 1 limón
4 huevos
200 g de harina de trigo no leudante
100 g de maizina o almidón de maíz
10 g de polvo de hornear
el jugo de 1 limón grande
1 pizca de sal

Glaseado:
el jugo de 2 limones
3 cdas. de azúcar
3 cdas. de ron o coñac

Instrucciones:
Pre-calentar el horno a 170 grados centígrados.

Batir la mantequilla con la batidora eléctrica hasta que blanquee y se torne esponjosa, agregar el azúcar y la ralladura de limón.

Batir suavemente lo huevos, incorporarlos en forma de hilo a la mantequilla sin dejar de batir.

Tamizar la harina, la maizina, la sal y el polvo de hornear. Agregarlos a la mezcla alternando con el jugo de limón. Homogeneizar.

Colocar en un molde de 22 cm de diámetro con tubo central, enmantequillado y enharinado.

Hornear de 35 a 40 minutos o hasta que al insertar un palillo en el medio éste salga seco. Dejar enfriar por 10 a 15 minutos antes de desmoldar.

Instrucciones para el glaseado:
Mezclar los ingredientes y tamizar, si resulta muy espeso agregar un poco de agua caliente. Pincelar la torta cuando aun esté tibia. Dejar enfriar por completo.

Da para 10 raciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...