Pudín de panettone

Con el panettone ocurre como con los gatos: o lo adoras o lo aborreces, en mi caso soy de las que si me dejan, me lo como sola en una sentada (al panettone ¡claro!) creo que es la única cosa que por la que siento esta debilidad, bueno, también están los twistos pero esos seguro contienen alguna droga adictiva que eventualmente te matará de cáncer o algo peor.

¿Que qué hago yo en mitad del calorón de julio comiendo panettone? pues resulta que los panettones, pueden durar casi un año sin dañarse si son de calidad y si se mantienen cerrados en un lugar fresco. Los panettones contienen ácido ascórbico y eso los ayuda a mantenerse por mucho más tiempo que cualquier otro pan que yo conozca. Este me lo regaló mi papá y como ya nos habíamos comido uno hace dos semanas decidí preparar este rico pudín de panettone, fácil de preparar y con una apariencia rústica que me encanta. Ideal para un desayuno de domingo.


Pudin de panettone

Ingredientes:
Un panettone pequeño (de 450 g)
3 huevos
3 tazas de leche
2/3 de tazas de azúcar
1 cdita. de esencia de vainilla
1 pizca de sal
3 Cdas. de almendras fileteadas

Indicaciones:
Pre-calentar el horno a 180 grados centígrados

Enmantequillar un recipiente refractario mediano

En un recipiente grande añadir los huevos, la leche, el azúcar, la vainilla y la sal. Mezclar con un batidor de alambre hasta integrar todo.

Rebanar el panettone en rodajas de 1cm de espesor aproximadamente, dividir a la mitad las mas grandes para que quepan en el molde.

Sumergir las rebanadas en la mezcla de huevos dejando que absorban bien el líquido, 10 a 15 minutos aproximadamente.

Con cuidado de no romperlas, colocar las rebanadas superpuestas en el refractario procurando que no queden del todo horizontales para que sobresalgan algunos bordes (los bordes que sobresalen se caramelizan, se tuestan y saben a gloria).

Una vez listas las rebanadas en el molde refractario, añadir el líquido sobrante sobre aquellas (me refiero a las rebanas).

Añadir las almendras fileteadas distribuyendo sobre todo el pudin.

Llevar al horno hasta que el pudin y las almendras se tornen de un color dorado y al insertar un cuchillo en el medio éste salga seco, 50 a 60 minutos.

Sacar del horno y dejar enfriar al menos 10 minutos antes de servir.

Este pudín puede comerse recién sacado del horno, a temperatura ambiente o frío (si es que el calor aprieta) yo esperaba comérmelo frio, pero como ya mencioné, no puedo controlarme cuando de panettones se trata.

Sirvase con crema batida fría.