21 de junio de 2012

Ponquesitos de banana, mantequilla de maní y chocolate


En mi cocina quedaba un par de bananas suicidas esta semana y antes de que se lanzaran al vacío decidí incluirlas en esta receta.

No soporto ver cómo se pierde la comida, en especial las frutas, las imagino creciendo al sol, siendo cosechadas y transportadas por manos trabajadoras, arregladas en los estantes de los supermercados para terminar en mi casa madurándose, listas para ser comidas, turgentes, hermosas y fragantes. "Cómeme" me repiten cada mañana cuando entro a la cocina. No es de extrañar entonces que decidan tirarse al vacío tristes por no haberlas aprovechado en su momento y eso me causa un sentimiento de culpa terrible, sobretodo sabiendo que hay miles de personas en el mundo que agradecerían de corazón el poder llevarse un bocado de comida a la boca.

Por eso me he propuesto no desperdiciar nada y comprar solo lo necesario para la semana (aunque el verdulero me vea raro por comprar dos tomates, una rama de célery ó 4 cambures) y cuando veo que el tiempo apremia y ya no les queda mucho de vida termino haciendo cosas como las que ven aquí.


De Homemade

Se trata de mi típico banana bread cuya receta modifiqué para incluir mantequilla de maní y una gruesa barra de chocolate super extra amargo ¿qué cuantas calorías tiene? no lo sé ni me importa, pero probablemente sean suficientes para mantenerme en pie todo un día. Lo bueno es que no son muy dulces y su tamaño pequeño los hace más fáciles de compartir y de llevar. Ideales para esos días en que el hambre aprieta.

Ingredientes:
180 g de harina todo uso
1 cdita. de polvo de hornear
1/2 cdita. de canela en polvo
1 pizca de sal
3 huevos
170 g de papelón* granulado (o azúcar morena)
50 g de mantequilla de maní
100 g de mantequilla sin sal fundida
2 bananas grandes muuuy maduras hechas puré
Chocolate amargo en barra (yo utilizo El Rey 70% cacao)

*tambien se le conoce como panela, piloncillo, raspadura, rapadura, atado dulce, tapa de dulce, chancaca, empanizao o panocha


Instrucciones:

Pre-calentar el horno a 180 grados centígrados
Preparar una bandeja de 12 ponquesitos (magdalenas) medianos Cernir juntos la harina, el polvo de hornear, la canela y la sal en un recipiente grande.
Batir los huevos, el papelón granulado y la mantequilla de maní con un batidor de mano hasta que la mezcla gane volumen y se torne espesa.
Añadir a los huevos la mezcla de harina poco a poco, alternando con la  mantequilla fundida. Incorporar las bananas y mezclar lentamente hasta integrar todo.
Llenar los moldes de ponqué o de magdalenas hasta alcanzar las 3/4 partes de su altura (no llenar por completo). Trocear el chocolate y colocarlo sobre la mezcla.
Hornear por espacio de de 25 minutos o hasta que al insertar un palillo éste salga seco
Dejar enfriar 15 minutos antes de desmoldar

De Homemade

Me encanta esa apariencia tosca y medio cavernícola que le dan los trozos de chocolate, a algunos les parecerá que es mucho con demasiado pero ¡qué importa! son simplemente maravillosos.

Nota: el chocolate amargo también puede sustituirse por el de leche

3 de junio de 2012

Tabla de equivalencias para cocina

Ufff, tiempo sin escribir en mi viejo blog. A manera de excusa conmigo misma me consuela ver que he dejado al menos un post en borrador por cada mes que he dejado de escribir. Los acontecimientos a veces se abalanzan sobre nosotros justo cuando estamos más distraídos y mirando para otro lado, y como una ola gigante que arrasa, nos tumba y nos jamaquea nos deja mareados mirando para otro lado tratando de identificar donde es arriba y abajo. Así me pasó más de una vez en la playa y así me ha estado pasando en estos últimos meses.

Pero se cierran algunos ciclos y otros apenas comienzan a asomarse, otros han sido como una montaña rusa que cuando pienso que ya va a detenerse se precipita nuevamente hacia una caída vertiginosa. ¿Que en qué he estado ocupando mi tiempo? en terminar mi Diplomado de fotografía (con portafolio y exposición incluida) en comprar un nuevo apartamento (y equiparlo sin mucho dinero) en crear un nuevo negocio, en ordenar mis archivos fotográficos y perderlos y luego volverlos a recuperar y en llevar a mi gato al veterinario (cosa que me estresa más que cualquier cosa por los antecedentes delictivos que el minino posee)... Se dice rápido pero cómo ocupa el tiempo!!

Y aunque hoy no hay receta en este gato goloso quiero mostrar qué hacer con algo que compartí hace tiempo por facebook. Se trata de esta tabla de conversiones que todos debemos tener cerca porque con tanta información proveniente de todas partes del mundo (gracias Internet, te amo) siempre nos encontramos con recetas en libras, gramos, onzas, tazas, mililitros, etc. por lo que nunca sabemos cuanto equivale una cosa en otro sistema de medidas.


Y qué manera de tener una tabla de conversión más cerca que imprimiendola sobre el delantal? ¿verdad que queda genial? usualmente la tenía pegada en la parte interior de una de las puertas del gabinete de cocina, pero esto es mucho más inmediato ¿cierto?


Lo imprimí al revés para que sea fácil de leer al tomarlo con ambas manos

Aquí dejo el archivo para que lo bajen, lo regalen o hagan como yo y lo impriman sobre su delantal.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...