15 de mayo de 2011

Tequeños



Esta entrada se sale un poco de lo que acostumbro a compartir en El gato goloso, básicamente porque se trata de una preparación salada en vez de una de las acostumbradas coloridas y empalagosas que encontrarán en el resto de mi blog.

La razón por la que lo hago es para complacer la petición de una paisana alejada de su terruño que se encuentra literalmente al otro lado del mundo (Australia) extrañando un pasapalo típico de aquí. Y es que la vida para los venezolanos practicamente no existe sin arepas, cachapas o tequeños.

Los tequeños no son más que palitos de queso blanco semi-duro envueltos en una masa de harina de trigo, fritos hasta dorarse. Al morderlos nos encontramos con una cubierta crujiente y un delicioso queso medianamente salado (mucho más que el mozarella) que se estira como una goma y que hace las delicias de grandes y pequeños.





No existe fiesta, celebración o matrimonio donde no los sirvan como pasapalo, simplemente sería inconcebible y no cabe en la cabeza de nadie que alguien pretendiera hacer cualquier tipo de celebración sin ofrecer estas delicateses, sencillas si, pero que llevamos profundamente arraigadas desde nuestra mas tierna infancia. Y creo que la razón por la que sentimos tanto cariño hacia ellos es porque inconscientemente los asociamos a momentos de alegría, de celebración y fiesta, nos recuerdan esos momentos felices con familiares y amigos, por eso nuestra relación con los tequeños es más profunda de lo que muchos pudieran imaginar proviniendo de una cosa tan básica como masa y queso.

Lo cierto es que todos tenemos historias asociadas a los tequeños, desde las burlas hacia aquellos que, al ofrecerles la bandeja, no pueden tomar solo uno y se guardan dos o tres en los bolsillos, envueltos en una servilletica  para "comerlos más tarde", hasta historias como la que tuve oportunidad de presenciar en un matrimonio reciente donde hubo retraso con el suministro de comida y lo único que había, hasta ese momento, para ofrecer a los invitados era tequeños:

Los niños literalmente hacían emboscadas al mesonero  cargado con su bandeja de tequeños al salir de la cocina antes de que éste llegara a las mesas de los invitados  arrebatandole todos los tequeños, ante lo cual el mesonero debía volver una y otra vez a la cocina a buscar más sin haber llegado a ofrecer un solo tequeño a los adultos que nos encontrábamos muertos de hambre sentados en las mesas correspondientes viendo con envidia como los mounstricos devoraban nuestros pasapalos.



Aquel pobre mesonero consiguió la manera de burlar un par de veces a los niños saliendo por la puerta trasera de la cocina hasta alcanzar algunas mesas del otro lado del salón de fiestas (donde por su puesto yo no me encontraba) hasta que los niños dieron con el fulano para asaltarlo nuevamente. Solo puedo decir que comí un solo tequeño esa noche y fue gracias a una amiga que siendo del tamaño de un niño de 10 años decidió unirse a éstos y emboscar al mesonero trayendo con ella unos 4 tequeños (uno para cada uno). Algunos pensarán que fue una falta de glamour, pero da una idea de lo que alguien con hambre es capaz de hacer por obtener una de estas pequeñas delicias.

Así que para Thais, que se encuentra lejos de casa extrañando a su tierra, a sus amigos y sus familiares le dejo esta receta.

Ingredientes:
Queso blanco llanero, palmizulia o palmita (o cualquier queso semi-duro, medianamente salado y que se derrita*)
2 tazas de harina de trigo todo uso (no leudante)
35 g de mantequilla sin sal a temperatura fresca (20 oC)
1/2 taza de agua
1 cdita. de sal
1 cdita de azúcar
1 cdita de levadura en polvo instantánea
Aceite suficiente para freír

* En caso extremo puede utilizarse queso mozarella con una pizca de sal, aunque según entiendo, los quesos venezolanos ya se puede conseguir en España y tal vez Francia e Italia.

Instrucciones:
Cortar el queso en palitos de 1x1x5 cm (deben quedar como rectángulos de 1 cm de espesor por lado)

Mezclar todos los ingredientes menos la mantequilla y unir con una espátula de plástico o con las manos hasta que la masa comience a compactarse y se despegue de las manos.

Poco a poco ir añadiendo porciones de la mantequilla mientras se amasa, incorporar por completo la mantequilla antes de añadir la siguiente porción.

Amasar por 10 minutos o hasta que se haya incorporado por completo la mantequilla y la masa se torne suave y elástica.

Colocar la masa en un recipiente ligeramente aceitado, tapar con plástico adherente y dejar enfriar en el refrigerador por espacio de 30 minutos.

Una vez transcurridos los 30 minutos, estirar la masa con un rodillo (o una botella) hasta que alcance un espesor bien delgado (3 a 4 mm)

Cortar la masa en tiras de 3 cm de ancho por 20 cm de largo aproximadamente, enrollar la masa alrededor de los trozos de queso comenzando desde un extremos en forma de espiral y sellando bien los extremos para que el queso no se salga.

Freír en abundante aceite caliente hasta que doren, retirar del aceite y colocar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Servir calientes y disfrutar compartiendo con amigos, familiares, el vecino o incluso el perro.

Los tequeños pueden congelarse crudos, para ello colocarlos sobre una bandeja forrada con papel encerado procurando que no se toquen, cubrir con plástico adherente y congelar hasta por 1 mes. Para prepararlos solo basta con descongelarlos 1 hora antes y pasarlos luego por harina (la harina absorverá el agua condensada en los tequeños evitando que salpiquen al freirlos), calentar aceite  y freír.

Da para 50 tequeños (que siempre se acaban antes de lo que uno quisiera)

39 comentarios:

  1. Una delicia conocer recetas de platos típicos de los pueblos. Estos tequeños tienen un aspecto fabuloso, y las fotos son buena muestra del buen bocado que deben ser.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla de receta!!! y las fotos también. Me la llevo me gustan las recetas que llevan queso. Bss

    ResponderEliminar
  3. Con lo que me gusta el queso estoy segura que esta receta me encantará. Gracias por acercanos estas recetas. Besicos.

    ResponderEliminar
  4. Esto debe ser delicioso!!! Lo voy a hacer, con queso Danbo, que es un poco màs duro que la muzzarella, despuès les cuento!!! Gracias por la recera

    ResponderEliminar
  5. Jajaj muy buena la historia!
    Esos tequeños se ven de lujo! Quiero uno!

    saludos!

    ResponderEliminar
  6. No conocía los tequeños, y he flipado, porque soy adicta al queso y a las masas, así que esta receta es ideal!!!! la probaré seguro! la fotografía en la que hay un tequeño abierto por la mitad es brutal, se me hace la boca agua! muchos besos

    ResponderEliminar
  7. maveleeee!!!estos tequeños tuyos me han robado el corazón... una delicia... me encantan!

    ResponderEliminar
  8. No cocnocía los tequeños, tienen aspecto de estar muy ricos. A mi me encanta el queso, asi que estos seguro que me gustarán.
    Las fotos muy bonitas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Pues no conocia esta receta. Seguro que muy buena.
    Aunque yo con el quesin no puedo.
    Besitos.
    ;-D

    ResponderEliminar
  10. Cuando los describes parece que no son originales ni nada, pero yo los veo muy interesantes, la forma sobretodo! Me encanta.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Desde luego se ven deliciosos. No los conocía pero no me extraña lo que cuentas de que no llegaran a los invitados. Seguro que es un bocado extraordinario, no hay más que ver ese queso derretido en el interior.
    Me ha encantado la receta.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  12. La ultima vez que comi tequenos era en Caracas,hace 5 anos..Son tan deliciosos:)

    ResponderEliminar
  13. No conocía los tequeños, pero gracias por enseñarlos porque tienen una pinta estupenda. Quiero probarlos pronto! BSs

    ResponderEliminar
  14. Que rico ¡¡ menudo plato, es una maravilla que lo hayas querido compartir, fotos, presentación, ingredientes todo me gusta¡ Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  15. Madre mía. No conocía los tequeños y hoy ya estoy enamorada. Ese queso chorreando por ahí...
    Fabulosa la receta y las fotos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Gato Goloso !!! Justo leia la receta que tanta falta me hacia mientras esperaba el transporte para el trabajo en un dia soleado pero muy frio, estaba a 0 grados pero al ver estas fotos y la historia tan bonita no puedo borrar la sonrisa en mi cara y ya ni el frio me pega. Este sabado lo dedicare a preparar los tequenos que tanto extrano. Mil gracias :-)

    ResponderEliminar
  17. No se que me gusta más si la receta (eso seguro) o la presentación? Me ha encantado todo!

    ResponderEliminar
  18. Qué panecillos tan diferentes! no los conocía y son preciosos y deben estar riquísimos! los apunto para conocerlos!

    ResponderEliminar
  19. jajaja... si es que con los tequeños, ya se sabe lo que pasa. ¡ME ENCANTAN!. Bellas las fotos. Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Tequeños!! siempre los hago en casa, porque venezolano que se respete come tequeño asi este en pekin jajajaja: Me ha encatado tu historia, me idenfique muchisimo ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. que pasada!! me encanta entrar en tu blog... siempre salgo contentisima y super sorprendida!!
    y siempre me enseñas algo nuevo!! ME ENCANTA ESTE BLOOOOG!!!
    ;-)
    un besito!!

    ResponderEliminar
  22. Deliciosa receta, se salen de la pantalla de ricos. Son las fotos que son preciosas. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Gracias amig@s por sus lindos comentarios y si por casualidad conocen a algún venezolano que vive fuera de su patria, y quieren sorprenderlo de verdad, preparenle unos tequeños de sorpresa para que vean cómo se arrodilla ante sus pies a llorar de agradecimiento :D

    ResponderEliminar
  24. Una delicia de tequeños y de fotos. yo los hice una vez y me encantsron. Un beso desde Madrid (españa)

    ResponderEliminar
  25. Una Maravillaaaaa!!!!, lleva su trabajo desde luego pero el resultado lo merece!!!!ole!! Besicos!!

    ResponderEliminar
  26. Hola Mavele, como siempre te botaste, la presentación inmejorable, que buenos se ven.
    Te comento que aquí en Tenerife se come más tequeños que en Venezuela, como lo dijiste, en Venezuela se ven en celebraciones, pero aquí en la mayoría de los bares y cafés lo venden como tapas y lo sirven con mermelada de árándanos,ummm, son riquísimos.

    Besos

    Sara

    ResponderEliminar
  27. Decir que se me hizo agua en la boca, es poco!! Hay como me encantan los tequeños, pero aun no he conseguido un queso con el cual poder hacerlos, vivo en Alemania) pero creo que me voy a ir a una tienda italiana donde tienen un queso que tal vez me pueda servir!!

    Un abrazo desde las tierras germanas y gracias por acercarnos a nuestra tierra, sin mentirte se me aguo el guarapo al leer esta entrada...

    Saludos
    Glenda

    ResponderEliminar
  28. Decir que se me hizo agua en la boca, es poco!! Hay como me encantan los tequeños, pero aun no he conseguido un queso con el cual poder hacerlos, vivo en Alemania) pero creo que me voy a ir a una tienda italiana donde tienen un queso que tal vez me pueda servir!!

    Un abrazo desde las tierras germanas y gracias por acercarnos a nuestra tierra, sin mentirte se me aguo el guarapo al leer esta entrada...

    Saludos
    Glenda

    ResponderEliminar
  29. No los conocía y me parcen deliciosos. Creo que yo también me hubiera unido a la orda de niños para comerme unos cuantos.
    Acabo de ver las tortuguitas...yo también espero ques sus caparazones sean de mentira, uf. La foto, divina!
    Cariños

    ResponderEliminar
  30. Nunca había oído hablar de ellos, me ha encantado conocerlos y me anoto la receta para probarla algún día.

    Las cajitas de cartón son una monada.

    Besos,

    ResponderEliminar
  31. No solo me has dejado boquiabierta con la presentación, que me parece preciosa. Sino que me has dejado con un hambre voraz...
    ¿Donde conseguiste esas preciosas cajitas?

    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Hola!

    Sara: perdona pero, dudo que se coma mas tequeños en Tenerife que en Venezuela ;)

    Glenda: gracias por tu comentario y no te pongas nostalgica, cómote unos tequeños y seguro se te pasa :D

    Silvia: La cajitas son compradas en tiendas de manualidades (son como de comida china) las etiquetas las hice yo en photoshop.

    ResponderEliminar
  33. Qué bonito leer todos los comentarios que le escriben! Yo también, desde que conocí el blog quedé prendada! Gracias por el esmero,la dedicación, el cari#o que le pone.. así siempre va a salir todo bien! Felicidades y nuevamente gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francesca,

      Bienvenida al blog, no dejes de visitarlo :)

      Eliminar
  34. Gracias por la receta la hice y quedaron muy buenos.

    ResponderEliminar
  35. Hola Mavele! Me encanta tu blog,quedo encantada con cada receta que tienes, algunas las adacto porque soy intolerante a la lactosa y hasta el momento nadie se ha quejado. Esta receta de tequeños esta súper genial y sencilla, mi pregunta es: se pueden hacer horneados? Espero tu respuesta. Feliz fin de semana, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dewy nunca he intentado hornearlos, sería cuestión de probar :)

      Eliminar
  36. Hola! Excelente blog y recetas! Tengo una duda con la levadura de esta receta, es levadura la de hacer pan? O polvo de hornear? Espero tu respuesta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandy, para esta receta se usa levadura para pan
      Un saludo!

      Eliminar

Aquí dejan sus comentarios los cuatro gatos que leen este blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...