22 de julio de 2010

Pan de maíz con piel de tigre ¡divino!

De Homemade

Reconozco que mi memoria es pésima, nunca recuerdo un rostro, un nombre, una fecha importante, ni el final de ninguna película aunque la haya visto ayer mismo. Ni si quiera recuerdo a mis ex-compañeros de estudio. La última vez que me crucé con uno (o mejor dicho que uno se cruzó conmigo) fue extraordinario el esfuerzo que tuvo que hacer para que yo lo recordara: "estudiamos juntos el 1er semestre de Ingeniería", "eramos tres amigos y yo era uno de ellos!", "yo era sí y asao ¿no te acuerdas?", "¡pero si soy Fulanitooo!!", "no ves que ni siquiera he cambiado!! sigo usando la misma talla de pantalones!!!" me dijo casi implorando.

Pero hay cosas que llevo grabadas en mi memoria y que no sé si sirvan de algo, como aquella profesora que me enseñó a hacer papeles artesanales en el Museo de Bellas Artes hace mas de 15 años. Se trataba de un curso práctico para aprender a elaborar papeles reciclados y otros con fibras naturales.

Ella tenía un estilo...cómo decirlo.. "comeflor" es decir, medio hippy y era muy particular en la manera de dictar el curso (podría hacer un post completo con las ocurrencias de la profe). Cuando llegó el momento de explicar cómo hacer papel con fibras de maíz nos pidió que nos sentáramos en el piso haciendo un circulo, "cerremos nuestros ojos y respiremos profundo" no dijo con voz maternal y suave, "ahora, vamos a darle gracias a la mata de maíz" y así lo hicimos. Yo, entre risas, no podía dejar de pensar que la mujer era una loca o por lo menos una excentrica.


De Homemade

Ahora comprendo que sí tenemos mucho que agradecerle a la matica de maíz (quizá ahora la comeflor soy yo), las cotufas, las cachapas, los bollitos, las arepas ¡¡las arepas por Dios!! y estoy segura que el resto de América y el mundo también tiene mucho que agradecerle.

Por eso decidí hacer este pan de maíz (el mismo que había hecho en otro post) pero con una cubierta de tigre que recuerda al cunaguaro. Un pan que sabe a maíz , a cachapa para ser mas precisos, de interior aromático y miga suave, con una cubierta asombrosa y crujiente que produce un contraste de texturas maravilloso. No es la primera vez que intento hacer la cubierta pero esta vez me ha quedado realmente como esperaba. La técnica la tomé del blog La cocina de Ile que de paso posee unos excelentes paso a paso dignos de revisar con calma.

Aquí la receta de la masa interior, para este caso decidí no hacerlo en molde sino tipo barra.

Para la cubierta exterior se requiere:
100 g de sémola de trigo (la receta original lleva harina de arroz pero no tenía a mano)
100 g de agua mas la cantidad necesaria para obtener la consistencia adecuada
3 g de levadura
1 cdita. de sal
1 cdita. de azúcar
1 cda. de aceite


Una hora antes de llevar el pan al horno mezclar todos los ingredientes de la cubierta (debe quedar líquida aunque espesa como si se tratara de un atol). Dejar reposar tapado en un lugar cálido. Justo antes de meter los panes al horno cubrirlos a cucharadas con la mezcla de sémola dejándola correr por los lados. Con una brocha de cocina cubrir los lados que falten sin tocar la parte superior.

Llevar los panes al horno a 225 oC por 30-35 minutos hasta que la cubierta esté dorada y los panes suenen huecos al golpearlos con la mano.

Da para 2 barras grandes (500 g c/u) o varios panes individuales.


De Homemade

Este pan es ideal para preparar sanduches (o emparedados) con cuanta cosa consigan en la nevera ¡ah! y sabe mejor caliente y pasado por el tostador para realzar la corteza crujiente.

PD: Aun conservo mis papeles artesanales de maíz aunque lamentablemente ya olvidé (de nuevo) el nombre de mi ex-compañero de la Universidad :S

17 de julio de 2010

Cake laqueado de naranja y frangelico

De Homemade
Cuando pienso en el café a las 4:00 pm, sobre todo cuando afuera llueve torrencialmente como ayer, no puedo evitar la necesidad de acompañarlo con algo dulce y a veces las cosas mas sencillas son también las mejores.

Este cake con sabor a naranja y frangélico tiene la textura perfecta, el dulzor adecuado y un aroma exquisito que nos obliga a volver por un trozo más. La nota especial consiste en un "laqueado" (me gusta llamarlo así por la manera en que cubre la superficie del cake dejándolo lustroso y mas oscuro de lo normal, como si se tratara de un barniz) hecho de mantequilla avellanada, azúcar morena y licor de frangelico con el cual se cubre la torta cuando está aun tibia, llevando a lo que pudo ser un modesto ponqué a un nivel completamente superior.

De Homemade


No dejen de probarlo si quieren asombrar gratamente a sus familiares y amigos. Y si Uds. son como yo, que gustan de los licores dulces, acompañenlo con una buena taza de café "premiada" con un chorrito mas de frangelico, claro, un chorrito no quiere decir media botella, aunque cuando estamos en buena compañía y la conversación es amena no importa ser un poquito indulgentes con nosotros mismos ¿cierto?

La receta es una traducción de esta (con algunas modificaciones de mi parte)

Ingredientes:
Para el bizcocho:

* 3 tazas de harina no leudante
* 1/2 cdta. de polvo de hornear
* 1/2 cdta. sal
* 1 taza de jugo de naranja
* 1/4 taza de licor de frangelico
* 12 cucharadas. (1 y 1/2 barras) de mantequilla sin sal
* 2 tazas de azúcar granulada
* 5 huevos
* 1 1/2 cucharadas. de ralladura de naranja

Para el laqueado:

* 1/4 taza de azúcar morena clara
* 3 cucharada. de licor frangelico
* 4 cucharadas. (1/2 barra) de mantequilla sin sal

Nota: la mantequilla avellanada no es más que mantequilla que se ha calentado a tal punto que se torna obscura y produce un aroma y un sabor como a nueces. No dejar que la misma se cocine de más porque en vez de mantequilla con olor avellanado obtendrán algo negro con olor a grasa quemada (yiuc)

azúcar glasé para espolvorear (opcional)

Instrucciones:
Tenga todos los ingredientes a temperatura ambiente.

Coloque una rejilla en el tercio inferior de un horno y pre-calentar a 180 °C. Engrasar y enharinar un molde de aro

Sobre una hoja de papel encerado, tamizar la harina, el polvo de hornear y la sal, reservar a un lado.

En un tazón pequeño, combine el jugo de naranja y el licor.

En el recipiente de una batidora eléctrica provista de una batidor plano, batir la mantequilla a velocidad media hasta que esté cremosa y suave, 1 a 2 minutos. Añadir el azúcar granulada y seguir batiendo hasta que se torne claro y esponjado, unos 5 minutos, parando el mezclador de vez en cuando para raspar los lados del tazón. Añadir los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición.

Reduzca la velocidad a baja y agregar la mezcla de harina en tres partes, alternando con la mezcla de jugo de naranja, comenzando y terminando con la harina. Bata bien en cada adición hasta incorporar, deteniéndose de vez en cuando para raspar los lados del tazón. Finalmente con la batidora apagada y usando una espátula de goma, incorporar la ralladura de naranja.

Vierta la mezcla en el molde preparado. Hornee hasta que al insertar un palillo en el centro este salga limpio, aproximadamente 1 hora. Transferir el molde a una rejilla y deje enfriar durante 15 minutos.

Mientras tanto, prepare el laqueado: En un tazón pequeño, combine el azúcar morena, el agua y el frangelico.

En una olla pequeña derretir la mantequilla a fuego medio, cocinar hasta que se separen los sólidos de la mantequilla y se depositen en el fondo de la olla, unos 3 minutos. Continúe cocinando hasta que los sólidos comiencen a dorarse, unos 3 minutos, no los deje quemar. La mantequilla se tornará oscura y desprenderá un olor parecido a las avellanas. Retirar del fuego, colar para retirar los sólidos y dejar enfriar por 1 minuto, luego añada el resto de los ingredientes.

Transcurridos los 15 minutos, voltear el cake y usando una brocha de cocina, pintar toda la superficie con el "laqueado". Deje que el pastel se enfríe completamente antes de servir. Espolvorear con azúcar glasé antes de servir (aunque yo para añadir una tercera capa de sabor, en su lugar añadí el glaseado que me sobró de los Rolls de canela que publiqué anteriormente)


Da para 16 porciones
Fuente: Williams-Sonoma Recipes


De Homemade

10 de julio de 2010

Rolls de canela super rápidos

De Homemade

Siempre me ocurre y seguro a muchos de Uds. también, que cuando me provoca comer algún pan ya es demasiado tarde para comenzar a prepararlo. Cualquier preparación que lleve una masa levada no tardará menos de 3 horas en estar lista (y eso en el mejor de los casos).

Con las masas levadas hay que ser anticipado y pensar de la siguiente manera: "mmmm, mañana en la tarde voy a tener ganas de comerme un buen brioche" eso nos dará el tiempo necesario para planificar nuestra masa, dejarla levar el tiempo suficiente, etc. pero ¿quien puede ser así todo el tiempo? a veces sentimos sencillamente la urgencia de probar ese pan hoy, ahora, ya mismo, de inmediato! Así ocurre con los antojos y es muy triste no poder complacernos en el momento que lo deseamos.


De Homemade

Mi receta de hoy es para los mas impacientes (como yo esta mañana), se trata de unos fantásticos rollos de canela que no tardarán mas de 45 minutos en estar listos, humeantes y olorosos, recién salidos del horno y listos para consumir apenas nuestra familia comience a despertarse (soy de sueño ligero así que siempre me levanto antes que los demás, en especial los fines de semana). Esta masa no lleva levadura, por lo que no hay que esperar a que leve, está elaborada con queso crema y ricotta que producen una textura suave y algo hojaldrada. Excelente para matar antojos de dulce los sábados por la mañana.

Para la masa:
1/2 taza de ricotta sin sal
1/4 taza de queso crema
1/3 taza de buttermilk*
1/4 de taza de azúcar
4 Cdas. de mantequilla sin sal, derretida
1 cdita. de esencia de vainilla
2 tazas de harina de trigo no leudante
1 Cda. de polvo de hornear
1 cdita. de sal
1/4 cdita. de bicarbonato de sodio


* el buttermilk puede sustituirse añadiendo 1 cucharada de vinagre a un vaso de leche. Dejar reposar 10 minutos y listo!

Para el relleno:
1 Cda. de mantequilla, derretida
2/3 de taza de azúcar morena**
1 1/2 cditas. de canela en polvo
1/2 cdita. de especias mixtas (opcional)
1/4 cdita. de clavo molido
1 taza de nueces troceadas

** Aquí ya no existe azúcar morena (hace mas de un año que no se consigue), así que la sustituí por 1/3 de azúcar blanca común y 1/3 de papelón en polvo

Para el glaseado:
queso crema (1/2 empaque)
1 Cda. de mantequilla derretida
1/2 taza de azúcar pulverizada
1/2 cdita. de esencia de vainilla
1 Cda. de leche

Calentar el horno a 180 o C. Engrasar el fondo y los lados de un molde desmoldable (springform)

Instrucciones para la masa:
En un procesador (yo utilizo una kitchen Aid, pero tambien sirve un picatodo) con el aditamento de paleta, combinar los quesos, el buttermilk, el azúcar y la vainilla. Procesar hasta integrar. Añadir la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal y procesar solo hasta integrar los ingredientes (no procesar de más). La masa debe quedar suave y húmeda.

En una superficie enharinada amasar ligeramente doblando la masa por la mitad unas cuatro veces. Extenderla con un rodillo formando un rectángulo de 30x40 cm aproximadamente.

Instrucciones para el relleno:
Con la ayuda de una brocha pequeña pintar con la mantequilla derretida toda la superficie rectangular de la masa dejando una franja de 2 cm en los bordes para que peguen bien al enrollarla.
En un recipiente mediano combinar el azúcar morena y las especias. Distribuirlos uniformemente sobre la masa y esparcir las nueces picadas.

Cuidadosamente hacer un rollo enrollando desde el extremo mas lejano hacia nosotros como si se tratara de un brazo gitano.

Con un cuchillo afilado cortar el rollo en 12 partes iguales (de 3 cm c/u aprox.) Colocar los rollos boca arriba dentro del molde engrasado. No importa si quedan espacios entre ellos, en el horno crecerán un poco y ocuparan todo el espacio.

Hornear por 25 a 35 minutos hasta que estén lo suficientemente dorados, sacar del horno y dejar enfriar 5 minutos antes de desmoldar.

Instrucciones para el glaseado:
Mezclar el queso crema a temperatura ambiente con la vainilla, la mantequilla y la leche. Añadir el azúcar glass tamizado poco a poco y mezclar hasta integrarlo bien. Cubrir los rollos con el glaseado y ¡a desayunar se ha dicho!

Da para doce rolls
Fuente: revista fine cooking


De Homemade

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...