15 de diciembre de 2009

Gugelhopf, Gugelhupf, Kougelhopf (o como sea que se escribe)

De Homemade


Según el libro Un Viaje culinario por francia:

..los alsacianos sabían muy bien cómo se llamaba su pastel, pero ni si quiera hoy saben cómo se escribe, aunque todos están de acuerdo en que forma parte de un buen desayuno..


Y la verdad es que si uno busca en internet aparecerán un sinfin de nombres para denotar a un mismo producto: una especialidad culinaria tradicional de Austria, Suiza, Alsacia, Bohemia y el sur de Alemania. Se trata de una especie de pan o bizcocho que tiene una forma característica semejante a la de una montaña y cuya receta ya he visto al menos de diez formas diferentes. No sé si esta que muestro será la original pero fue la que me pareció mas rica porque se trata de una masa levada que le confiere un sabor complejo (como los buenos panes) y cuyo aroma inunda toda la casa al salir del horno. Delicioso con sus pasas emborrachadas y esas almendras doradas y crujientes (no lo puedo evitar, tengo debilidad por cualquier tipo de semilla que se pueda tostar). Compré ese molde especialmente para dar forma al Gugelhopf (o como sea que se escribe) y no me arrepiento del oneroso precio que tuve que pagar por él, me encanta como produce esas formas definidas y ese dibujo en la base. Tengo otros moldes ondulados, pero no hacen honor a una especialidad como esta y aunque el mio no es de terracota, como debería ser, me parece que ha hecho un excelente trabajo.

De Homemade


La receta la extraje del libro que menciono arriba, que por cierto se ha vuelto uno de mis libros favoritos por estos días. Esta receta alcanza para dos Gugelhopf (o como sea que...)

Ingredientes:
30 ml de kirsch (en mi caso utilicé ron de naranja porque el kirsch aquí pocos lo conocen y casi no se consigue)
150 g de pasitas (o sultanas)
700 g de harina
30 g de levadura fresca o en polvo NO instantanea
500 ml de leche tibia
10 g de sal
150 g de azúcar
5 huevos
180 g de mantequilla blanda
2 cucharadas de almendras en láminas (en mi caso las rebané yo misma)

Indicaciones:
Remojar las pasas con el licor, dejarlas reposar tapadas hasta su uso
Para la masa, poner 300 g de harina en una fuente y formar un hueco en el centro. Añadir la levadura y la mitad de la leche (si utiliza levadura fresca es mejor diluirla en parte de la leche). Amasar ligeramente y dejar levar tapado por espacio de 2 horas.

Añadir la leche restante y la harina, la sal, el azúcar y los huevos. Mezclar todo y batir energicamente por 10 minutos (es importante para la estructura del Gugelhopf). La masa, esponjosa y no muy consistente, debe desprenderse de la fuente fácilmente.

Incorporar la mantequilla y formar una masa brillante y elástica. Añadir las pasas y remover hasta que queden bien repartidas. Untar dos moldes con mantequilla y esparcir las almendras en el fondo. Rellenar los moldes solo hasta la mitad y dejarlos fermentar durante 1 hora y media tapados con un paño de cocina.

Precalentar el horno a 200 oC. Hornear por espacio de 20 a 30 minutos según el tamaño del molde, cuando se haya dorado la superficie, retirarlo del horno y dejar enfriar sobre una rejilla. Se puede espolvorear azúcar de repostería para decorar.


De Homemade

4 de diciembre de 2009

Las navidades en mi país tambien son kitsch

Cuando Noema me habló de su idea de crear un calendario de Adviento en su excelente blog Intercultura y cocina no pude menos que sentirme ilusionada ¡me pareció tan bonito que cada quien pudiera hablar sobre las navidades de su lugar origen! así que decidir compartir esta nota para que todos conozcan un poco mas sobre nuestras tradiciones y costumbres un tanto curiosas.



Hablar de navidad en Venezuela es hablar de alegría, de fiestas, de regalos, de copiosas comilonas y abundante licor, de reencuentro con familiares y amigos. No hay casa, por más humilde que sea, donde no se coman las tradicionales hallacas hechas en familia o compradas, pernil y pan de jamón, tortas de navidad, panettone y dulce de lechosa. Y es que somos un pueblo de gente feliz, feliz a pesar de todos los problemas que nos aquejan y dispuestos a vivir el día a día y a disfrutar sin pensar mucho en el futuro. Estamos vivos y eso es más que suficiente para celebrar. Ya veremos en enero como hacemos para rebajar esos kilos demás ganados a punta de tanta comida.

En cada hogar se hace lo posible por arreglar y decorar según la fecha: pesebres, arbolitos, adornos brillantes y lucecitas están a la orden del día, unos más ostentosos otros quizás menos, pero todos hechos con cariño para recibir a nuestros invitados. Las calles se llenan de gente y música, y las ventas de comida, ropa y objetos decorativos se disparan.

Pero mi post de hoy no trata sobre las numerosas tradiciones venezolanas que cualquiera puede consultar buscando en Internet, mi propósito hoy es comentarles sobre una tradición bien curiosa que nadie menciona en ninguna parte, pero estoy segura que quienes viven o han estado aquí en estas fechas decembrinas sabrán a lo que me refiero, y es que en esta época, en cada local comercial, tienda o establecimiento se coloca una alcancía sobre el mostrador o cerca de la caja registradora para que los clientes depositen el "aguinaldo" que no es mas que una propina que el cliente otorga en esta época de compartir y de ser caritativos. Estas curiosas alcancías invariablemente tienen forma de "cochinito" (aquí al cerdo le decimos cochino) y por lo que he podido observar se trata básicamente de dos modelos: uno sentado sobre sus patas posteriores, vestido con chaleco y sombrero y otro que curiosamente ¡tiene abundante cabello sobre su cabeza! (sip, cabello plástico peinado con raya por el medio). Es raro conseguirlos en su estado "natural" ya que todos son adornados y vestidos según la ocasión para llamar la atención del visitante. No puedo describirlos precisamente como bonitos, mas bien me parecen kitsch y si no juzguen Uds. mismos en las siguientes fotos.



No sé si en otros países se tenga la misma costumbre de rendir culto a semejantes personajes, a lo mejor es una costumbre traída de otros lugares. Cada vez es más común ver cuando un visitante coloca una moneda dentro del mencionado cochino que los empleados gritan, pitan y aplauden en señal de agradecimiento. Debo confesar que hasta el año pasado me parecían simplemente ehh..cómo decirlo...¡horrorosos!, sin embargo ahora los busco para completar una serie fotográfica de nunca acabar. La verdad es que con el tiempo he aprendido a aceptarlos y a entender que forman parte del país surrealista en que habito, y es que la gente de mi país sabe como conseguir el lado gracioso a cada frase, a cada cosa y a cada "cochinito", ellos se han vuelto parte de la tradición navideña y hasta creo que los extrañaría de no encontrarlos por estas fechas.

Y para unirme a la alegría navideña de mi gente, quiero compartir con Uds. una receta tradicional de aquí. Un pan de jamón de masa semi-dulce, relleno de aceitunas, pasas y ¡cómo no! jamón de cochino [oink]



Ingredientes para la masa:
Harina panadera: 350 g
Agua: 120 g
Levadura fresca o seca en polvo: 8 g (si se utiliza levadura seca instantánea se debe reducir la cantidad a la mitad)
Sal: 5 g
Mostaza: 13 g
Huevos: 20 g (1 huevo pequeño)
Margarina (o mantequilla): 25 g
Azúcar: 50 g
Leche en polvo: 5 g (1 cda)
Semillas de linaza molidas: 2 g (1 cda) [opcional]



Relleno:
Jamón de cochino rebanado: 700 g (conocido en otros países como jamón de york)
Aceituna rellenas: 100 g
Pasitas: 100 g
Tocineta: 1 tirita

Indicaciones:

En una mezcladora (yo utilizo una KitchAid) agregar todos los ingredientes menos la margarina. Mezclar en velocidad 1 hasta integrar todos los ingredientes (5 min aprox.) Aumentar la velocidad a 2 y mezclar por 4 minutos para desarrollar el gluten. Disminuir la velocidad nuevamente a 1 y agregar la margarina hasta integrar completamente. Aumentar la velocidad a 2 por espacio de 2 minutos hasta obtener una masa suave y elástica. Dejar reposar la masa por espacio de 20 minutos cubierta con un paño limpio.

Untar la superficie de trabajo con margarina o manteca vegetal. Reservar un trocito de masa para hacer el adorno final. Con la ayuda de un rodillo formar un rectángulo de 30 x 40 cm aprox. y de 1/2 cm de espesor.

Colocar el relleno. Para ello cubrir con el jamón toda la superficie de masa. A un centímetro del borde colocar una tras otra una hilera de aceitunas sin dejar espacio entre ellas (eso garantiza que cada rebanada que corte obtendrá una hermosa aceituna en centro). Distribuir las pasitas sobre el resto del jamón. Colocar la(s) tira(s) de tocineta en forma diagonal desde la esquina inferior izquierda hacia la esquina superior derecha. Enrollar desde arriba hacia abajo el pan con cuidado de no remover las aceitunas de su lugar. Adornar con la tira de masa reservada para tal fin. Colocar el pan en una bandeja engrasada y dejar reposar tapado por 1 hora.

Transcurrida la hora, pintar el pan con huevo ligeramente batido (puede agregarle melado de papelón si lo desea mas dulce) y pinchar con un cuchillo pequeño muchas veces hasta el fondo para permitir la salida de vapor cuando se hornee. Hornear a 190 oC por espacio de 45 min. Dejar enfriar sobre una rejilla metálica.

Da para 1 pan de 1.5 Kg

NOTA: si le preocupa la ingesta de grasa, puede sustituir el jamón de cerdo por jamón de pavo y eliminar la tocineta.




ACTUALIZACION:

Me acaba de llegar una invitación donde se hablará de los benditos cochinos alcancías. Ya decía yo que este podría ser un tema para un sociologo o antropologo (y es que si vieran como actuan mis coterraneos sabrían que ahí hay mucha tela que cortar)



Estaría encantada de ir, solo que no puedo porque debo estar en mi cochino trabajo habitual :-(

2 de diciembre de 2009

El vino toma Caracas 2009 8va. Edición



La fiesta del vino vuelve nuevamente a los espacios de CC San Ignacio, y aunque creo que ya no están disponibles las excelentes catas dirigidas que disfrutamos alguna vez (supongo que gracias a la crisis) sí estarán de vuelta los stands de diferentes países de Europa y América haciéndonos disfrutar de un rato agradable, copa en mano y charlando con gente conocida (o no).

Esta vez la cuponera con 7 tickets + 1 para agua + copa = 100BsF

Para los que no conocen este evento la cosa va así:

1. Compra tu cuponera y agarra tu copa vacía
2. Paseate entre los diferentes pabellones donde las distintas casas productoras o distribuidoras ofrecen vinos a cambio de uno o varios tickets dependiendo de la calidad y el costo del mismo
3. Solicita que llenen tu copa (no esperes que la llenen hasta el borde, cuando de vino se trata siempre se sirve un tercio de la misma, si solicitas que la llenen más quedarás como un ordinario que no sabe nada de vinos)
4. Disfruta tu copa de vino mientras paseas, charlas y llegas a otro pabellón donde te ofrecerán mas vino a cambio de otro ticket (o varios, como dije anteriormente)
5. Si manejas, toma con moderación.
6. Sonríe, la vida es bella

El evento será los días 03, 04 y 05 de diciembre de 2009 desde las 18:00 hasta las 23:00. ¡Allá nos vemos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...