29 de mayo de 2009

Canneles

De Homemade

Esta receta se la dedico a Mercedes, quien desde que publiqué el post sobre pequeños consejos para mejorar tus fotos está esperando a que le diga cómo se hacen los canneles.

Confieso que nunca he probado los verdaderos que se producen en Francia (tendré que regresar allí algún día para probar todo lo que no probé en mi primer viaje) sin embargo no pude resistirme a hacerlos luego de leer la descripción de que "son como unas pequeñas creme-brulee, cremosas por dentro, acarameladas por fuera y que además puedes tomarlos con la mano". Es cierto, las palabras correctas pueden llegar a seducirme de tal modo que sencillamente no puedo evitar salir corriendo a probar de qué se trata.

Los canneles son pequeños "bizcochos" húmedos por dentro y dorados por fuera, preparados con una mezcla que se asemeja a la de creppes. Son originarios de la región de Bordeaux y se preparan en pequeños moldes de cobre que por cierto son sumamente costosos y difíciles de conseguir, al menos en mi país.

De Homemade


Aquí está link con la receta original y un paso a paso con fotografías de lo más instructivo.

Yo no conseguí los moldes originales así que utilicé los de silicon, tampoco la cera de abejas ni las almendras amargas (los sustituí por mantequilla derretida y cardamomo respectivamente) algunos puristas dirán que no se obtienen los mismos resultados. No sé si los mios quedaron como se debe, solo puedo decir que quedaron deliciosos, con una textura algo elástica por dentro y dorados por fuera y con un sabor que en efecto recuerda al de la creme-brulee.

Ingredientes:
250 gr de leche entera
25 gr de mantequilla
25 gr de yemas de huevo
15 gr de huevos enteros sin cascarones
125 gr de azúcar
75 gr de harina
8 gr de ron oscuro (yo use ron de naranja)
¼ de vaina de vainilla
ralladura de limón
semillas de cardamomo finamente molidas
mantequilla derretida y azúcar para cubrir los moldes


Calentar la leche, la mantequilla, la vaina de vainilla rebanada y rallada, la ralladura de limón, y las almendras, hasta hervir. Despues dejar reposar la mezcla por 1 hora.

Mezclando muy bien, pero sin batir hasta que haga espuma, juntar las yemas, los huevos enteros, la azúcar y el ron. Añadir la harina y la leche y mezclar bien.

La masa necesita reposar por 24 horas en el refrigerador. Cubrir la mezcla con plástico de envolver directamente sobre la superficie. Al día siguiente cubrir los moldes con mantequilla derretida y espolvorear con azúcar blanca para cubrir la superficie del molde, esto ayudará a que se caramelice el exterior de los canneles.

Llenar los moldes a 3/4 partes de su capacidad con la mezcla.Hornear a 200 oC por 15 minutos o hasta que estén bastante dorados (yo diría que casi quemados)

Y mientras se hornean preparense para ver algo mágico: los canneles de pronto comenzarán a subir como esponjas y rebasarán el borde de los moldes sin perder su forma, luego como un gigante que despierta y vuelve a dormir, volverán a reducirse en tamaño hasta acomodarse placidamente dentro de sus moldes.

De Homemade

24 de mayo de 2009

Croissants y caracolas

De Homemade

-¿Cómo es posible que al sol de hoy no hayan estrenado aun la Kitchen Aid?- Les menciono con cara asombrada a mis amigos cada vez que recuerdo que compraron una hace mas de tres meses.

-Estamos esperando a que vengas a estrenarla. No se cansan de repetirme.

¡Y así fue!, luego de varios fines de semana complicados y con la excusa de ir a recortar papelitos para pegar en unas carpetas marrones, con separadores de colores y con gancho invertido (los Venezolanos que leen esto sabrán a qué me refiero si han intentado obtener el adelanto de dolares en efectivo para viajes al extranjero, pero eso es harina de otro costal) hemos decidido finalmente que la cosota esa, pesada, negra y como un carro cincuentón debía ser estrenada. Y qué mejor forma de hacerlo que preparar una masa para croissants, una masa ligeramente hojaldrada, rica en mantequilla, que no llega a ser ni salada ni dulce y que la hace ideal para el desayuno o la merienda (o como en nuestro caso en la cena porque la mantequilla escasea por estos lares y tardamos una hora en conseguirla, pero eso es también harina de aquel mismo costal).

Nunca antes había preparado esta masa, siempre me pareció difícil de manejar por el tema de la mantequilla (al igual que el hojaldre) y en realidad me daba algo de temor no conseguir el resultado que esperaba. Sin embargo en el curso de pastelería nos enseñaron a hacerla y resulta mas complicado explicarlo por escrito que ver el proceso tal cual es.

De Homemade

De Homemade

Nuestros croissants de anoche quedaron bastante hojaldrados, muy ricos - los que estuvieron presentes pueden dar fe de ello- algo mas tostados de lo que hubiera querido (no me llevé la cámara así que no pude fotografiarlos) pero el tiempo de fermentación no creo que haya sido suficiente para madurar bien la masa; sin embargo con la masa que sobró y que dejé en la nevera toda la noche, he preparado unos pequeños croissants que mas que medias lunas parecían pequeños cangrejitos de brazos encorvados, más suaves que los de anoche y de textura mas uniforme. Con el resto preparé unas deliciosas caracolas con crema de limón y chispas de chocolate. Definitivamente el reposo le hace bien a las masas de este tipo (como la de hojaldre o la de brioche). No me queda duda de ello, así que cero prisas con estas señoritas.

De Homemade

Tanto trabajo merecía una buena sesión de fotos. Lo mejor de esas sesiones domingueras es que siempre terminamos en la "terraza" tomando el desayuno, recibiendo el sol de la mañana y contemplando como nuestro hermoso cerro El Avila se despereza para empezar un nuevo día.

De Homemade

15 de mayo de 2009

Mis pequeñas golosinas



Ya alguna vez había escrito sobre la importancia que para mi tienen esos pequeños detalles que en realidad a nadie parecen importarle. Esas cosas que nadie nota pero que están ahí todo el tiempo esperando ser descubiertas: el olor de una caja de creyones recién abierta, el dibujo impreso en un pequeño plato japonés, el sonido de la lluvia cuando golpea la reja de la ventana, la manera en que el pelaje de mi gato regresa a su lugar cuando lo acaricio a contrapelo...para mi no dejan de ser una fuente de placer, son como pequeñas golosinas que trato de disfrutar lentamente para que no se acaben. Reconozco que de todas, mis favoritas siguen estando relacionadas con el papel, con los diseños impresos y con los útiles de escritura, ya no sé cuantos cuadernitos de apuntes tengo y por fortuna soy una nulidad dibujando (para eso está Juan) porque de lo contrario ya estaría arruinada de tanto comprar creyones, lapices y tintas. Hay algo indescriptible que llama mi atención hacia esas cosas y que me hacen sentir inmensamente feliz de poseerlas, como el sellito de goma que recibí en navidad con el logo del gato goloso (gracias a Juan otra vez)

Sin ir muy lejos ayer recibí un paquete de pequeñas tarjetas de presentación que mandé a elaborar en www.moo.com. Las hice pensando en que a lo mejor valdría la pena incursionar en el negocio de la pastelería (llegué al punto en que deseo hacer mas de lo que estoy dispuesta a consumir, sencillamente no puedo evitarlo) y además son una bonita manera de darse a conocer. Pasé al menos un mes intentando decidir qué diseño colocarles hasta que finalmente opté por utilizar mis propias fotografías. El resultado ha sido un juego de 100 pequeñas tarjetas (3 de cada foto) que literalmente me hicieron dar brincos de alegría al ver como quedaron. Son de una calidad excelente, elaboradas en cartón mas grueso que el habitual usado en tarjetas de presentación, tienen un tamaño "petite" perfecto para guardar en cualquier sitio y son personalizadas 100% ¿acaso puede haber algo mejor?

Mi problema ahora es que me gustan tanto que no deseo repartirlas, las quiero todas para mi y ahora ando dando excusas para no entregarlas (de seguir a este paso voy a quebrar el negocio antes de haberlo iniciado) pero si al igual que yo, ustedes son del tipo obsesivo con eso de los diseños y dibujitos simétricos, les recomiendo pasarse por moo para que den un vistazo.

¡salud y a disfrutar del fin de semana!


12 de mayo de 2009

Bizcocho de naranja y pistacho

De Homemade

Desde hace tiempo quería realizar un bizcocho con esta combinación de sabores, sin embargo no había conseguido buenos pistachos hasta este fin de semana que fui al mercado de Guaicaipuro donde por suerte conseguí unos grandes, verdes y de sabor inigualable.

Un bizcochito muy rico para comer a media tarde, aunque un vez cocido se me olvidó sacarlo del horno y por eso quedó un tanto seco. Para la próxima le agregaré algo de cardamomo (se me están ocurriendo muchas ideas mientras escribo esto)

Con esta receta obtendrán un pequeño bizcocho de 9x17 cm, aunque se puede duplicar la receta y hacer uno mas grande.

Ingredientes:
188 g (1 1/2 tazas) de harina todo uso
160 g (3/4 de taza) de azúcar granulada
10 g (2 cditas.) de polvo de hornear
1 pizca de sal
60 g (1/4 de taza) de margarina sin sal derretida
el jugo de una naranja (66 g aproximadamente)
la ralladura de una naranja (2 cdas. aproximadamente)
100 g de huevos (2 huevos)
1/2 taza de conchas de naranja confitadas
1/3 de taza de pistachos picados gruesamente

Glaseado:
1/2 taza de azucar glass
2 o 3 cdas. de jugo de naranja
1/4 de taza de pistachos finamente picados

Precalentar el horno a 180 grados centígrados. Engrasar y enharinar un molde rectangular de 9x17 cm.
En un recipiente cernir la harina con el polvo de hornear y la sal. Añadir el azúcar y mezclar hasta integrar bien, agregar las conchitas de naranja confitadas revolviendo para que se cubran completamente con la mezcla de harina (esto ayuda a que no se hundan en la mezcla).

En otro recipiente combinar el jugo de naranja, la margarina derretida y los huevos hasta integrar todo. Añadir la mezcla líquida a la de harina de un solo golpe. Revolver con una paleta de madera solo hasta combinas bien los ingredientes (¡solo combinar, no batir!) Añadir los pistachos picados toscamente y llenar con esta mezcla el molde.

Hornear po 50 ó 60 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro del bizcocho éste salga seco. Sacar del horno y dejar reposar por 10 minutos. Desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla.

Para hacer el glaseado mezclar el azúcar glass con el jugo de naranja y revolver bien. Bañar con el glaseado el bizcocho y rociar los pistachos finamente picados. Dejar reposar hasta el día siguiente antes de consumir (queda mejor si se deja de un día para otro)

Da para 10 a 12 porciones

De Homemade

3 de mayo de 2009

Cornbread: Tipico pan de maiz norteamericano

De Homemade


La Wikipedia dice sobre el maíz:

El maíz, elote, choclo o Zea mays (su nombre científico, en latín) es una gramínea anual originaria de las Américas introducida en Europa en el siglo XVI. Actualmente, es el cereal con mayor volumen de producción en el mundo, superando al trigo y el arroz. En la mayor parte de los países de América, el maíz constituye la base histórica de la alimentación regional y uno de los aspectos centrales de la cultura mesoamericana.


Y estoy completamente de acuerdo. El maíz representa para nosotros los americanos el pan de cada día y me resulta curioso ver como cambia su preparación en cada país. Aquí en Venezuela no solemos utilizar la harina de maíz cruda. Siempre hemos empleado el maíz fresco para procesarlo en casa o utilizamos sencillamente la harina de maíz precocida (con ella realizamos las divinas arepas); sin embargo la harina de maíz con la que se realiza la polenta o el cornbread no son tan fáciles de conseguir por estos lares.

De Homemade


Este pan de maíz es tan fácil de hacer que realmente no parece pan. Su preparación se asemeja mas a los muffins y se cuece igual de rápido. Es típico del sur de Estados Unidos, donde suele acompañar guisos sustanciosos y sopas con mucho sabor y en ocasiones mucho picante, su textura gruesa y su sabor dulzón lo hacen ideal para acompañar a este tipo de comidas. Este quedó muy rico, aunque con seguridad le habría agregado maíz natural de haberlo tenido a mano.

Ingredientes:

1 taza de harina de maíz
1 taza de harina de trigo todo uso
1 cucharada de polvo de hornear
1 cdta sal
1/4 cdta. de pimienta de cayena
1/4 taza de azúcar
1/4 taza de chile jalapeño finamente picado (opcional)
3/4 taza de queso cheddar rallado (o cualquier otro de nuestro gusto)
1 huevo
1 taza de buttermilk*
4 cucharadas (50 g) de mantequilla sin sal, derretida

Indicaciones:

Precalentar el horno a 400 °F. Untar con mantequilla una sartén de hierro fundido de 10 pulgadas.

En un tazón grande, revolver juntos la harina de maíz, la harina de trigo, el polvo de hornear, la sal, la pimienta, el azúcar, el queso y los jalapeños. Hacer un pozo en el centro.

En otro tazón, batir juntos el huevo, el buttermilk y la mantequilla derretida hasta que esté bien mezclado. Verter la mezcla de huevo batido en el centro de la mezcla de harina de maíz y mezclar ligeramente hasta que la masa se integre y no queden grumos.

Verter la mezcla en la sartén preparada. Hornear hasta que al insertar una palillo en el centro éste salga limpio, 20 a 25 minutos. Transferir la sartén a una rejilla y dejar enfriar por lo menos 15 minutos antes de servir. Cortar el pan de maíz en cuñas y servir aun tibio. Se puede untar con mantequilla.

Da para 8 a 10 porciones

* El buttermilk puede ser reemplazado agregando una cucharada de vinagre por cada taza de leche.

fuente: www.williams-sonoma.com



De Homemade
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...