Olvídate de las panquecas de tu mamá, estas son mucho mejores ¡Ah! ¡y también son gluten free!

El gato goloso: la única receta de pancakes gluten free que necesitas en tu vida
¿Puedes creer que conseguí esta miga en un producto gluten free? ¡yo casi no lo creo!
Lo lamento por mi mamá, pero estas son, sin lugar a dudas, las mejores panquecas que he probado en mucho, mucho tiempo.

Yo tengo un verdadero postgrado en esto de hacer panquecas (o tortitas americanas como le dicen en España) llevo años practicando y probando recetas y hasta podría escribir un tratado completo y clasificarlas según su uso (sí, según su uso) pero eso no viene al caso el día de hoy.

El hecho es que llevo varias semanas tratando de desarrollar una receta para panquecas que además de sabrosas tambien sean gluten free, si recuerdan mi post de "¿Gluten free yo? ¡primero muerta!" sabrán que mi filosofía es solo publicar aquellas recetas que son realmente buenas, nada de "bueh para ser gluten free no está nada mal" no queremos conformarnos con eso, no es justo para alguien que tiene limitado el consumo de gluten (ni para aquellos que visitan mi blog frecuentemente).

Cinnamon rolls para el desayuno


El gato goloso: Cinnamon Rolls caseros, listos para el desayuno

La verdad, no tenía pensado compartir esta receta de cinnamon rolls. Los preparé en un momento de debilidad, de esos en que uno tiene esta urgencia de comer algo dulce, aromático y recién salido del horno. Y como mis experimentos con el Gluten Free terminan resultando un fiasco en la mayoría de los casos (aunque no siempre), he vuelto a refugiarme a ese lugar cálido y confortable que siempre me espera con los brazos abiertos y me recibe con una sonrisa grande: la despensa donde guardo la harina de trigo :D

Masa quebrada gluten free o cómo hacer una galette divina

El gato goloso: masa para tartas divina que además ¡es gluten free!

¡Felíz viernes!

Una vez pasado el vaporón y luego de tranquilizarme un poco, he podido sentarme a leer un rato y he comprendido varias cosas en esto de preparar recetas gluten free:

Lo primero es saber que no puedes sustituir la harina de trigo normal por cualquier otra cosa gluten free (como almidón de maíz o de yuca) y pretender que la vida va a continuar igual de hermosa, que tus preparaciones quedarán igual de fantásticas y que a tus hijos, familiares y amigos les va a encantar. Nop, la vida no funciona así.

Lo segundo que hay que entender es el efecto que produce el gluten en las preparaciones terminadas. Entre otras cosas el gluten es responsable de crear una red que impide que el vapor y los gases producidos durante la cocción se escapen.


Imagina llenar un globo ¿verdad que al soplarlo el aire se quedará allí contenido por un buen tiempo si lo atas? Imagina ahora intentar llenar otro globo ¡hecho con una media panty! ¿qué crees que va a ocurrir? pues eso, te cansarás de soplar toda la vida, podrás inyectarle todo el aire del mundo pero irremediablemente ese globo no va a crecer por mucho tiempo ¡porque no hay nada que retenga el aire! Lo mismo le ocurre a los panes sin gluten. No importa cuanta levadura, polvo de hornear y/o bicarbonato uses.