Con Uds.: The Luxury Black Cake

black-cake-torta-negra

Cuando se trata de ofrecer algún presente a la gente que realmente me importa, hago un esfuerzo por hacer lo mejor que puedo dentro de mis limitaciones. Y aunque la crisis ha pegado más duro este año me propuse no hacerle caso y decidí hacer la mejor torta negra que pudiera realizar.

Esta receta no es la de mi mamá, ni la de mi suegra, ni la de la abuelita. Es la receta que publicó el New York Times en 2007 y de la que quedé enamorada desde que la preparé por primera vez.

Ingredientes como almendras, currants (grosellas),  cerezas, licor marrasquino, amargo de angostura (¡¡a 13 mil bolos la botellita!!!) y ron de buena calidad se combinan aquí para producir una torta negra de lujo ¿qué resulta costosa? ¡Por su puesto que es costosa! ¿vale la pena? ¡claro! solo si amas la torta negra y eres capaz de reconocer la calidad en un producto como este.

Food Photography #7: Estilos de fotografía culinaria

food-photography-maru-aveledo

Éste es nuestro post número siete sobre fotografía culinaria (y el último por este año). Hoy deseo hablar sobre los estilos de fotografía culinaria, es un tema que suelo conversar con mis estudiantes del curso y que resulta muy interesante porque nos permite ser más conscientes de lo que nos gusta (y lo que no) a través del análisis y de la observación acuciosa.

Recetas para regalar: galletitas de limón (que se disuelven en la boca)

galletas-limon-para-regalar-navidad
¡¡¡!!! digo, ¡UAOOO! nunca había comenzado un post con signos de admiración, pero es que todavía estoy sin palabras.

Estoy convencida de no ser la única que no esperaba que los acontecimientos del domingo pasado terminaran con semejantes resultados. Señores, el número de la semana es el 112, ya saben: a jugarlo en la lotería,  en el triple y hasta en las rifas de cestas de navidad porque este si que traerá la buena suerte que esperamos hace años ;)

Y sí, seguimos fregados, pero a partir del 5E espero que un poco menos, esas son buenas noticias ¿verdad?.

Y mientras estábamos metidos de lleno en el tema político/electoral, casi olvido que estamos en diciembre y que hay buenos motivos para celebrarlo, así que este mes lo dedicaré a hacer cosas ricas para regalar y compartir con amigos (virtuales y no) con la familia y hasta con el perro del vecino.

Mousse de chocolate ¡con solo dos ingredientes!


"La necesidad es la madre de la invención". Cuanta razón encierra esa frase expuesta por Platón.

Los que me siguen ya saben que no consigo prácticamente nada para preparar un postre decente y lo que consigo es tan costoso que a veces me pregunto si debo sacrificar las medicinas del mes por un litro de crema leche y unas almendras ¿?

Pero mientras exista Internet habrá esperanza, no importa que nuestro acceso a la "banda ancha" sea una de las peores del planeta siempre y cuando me permita seguir encontrando este tipo de cosas que me encanta compartir con Uds.

Y es que esta semana me he hecho seguidora de una comunidad fabulosa y en cuanto vi esta receta supe que tenía que volver a la cocina corriendo a probarla: "¿una mousse de chocolate y agua? no puede ser ¡no puede ser! a mi me enseñaron que el chocolate y el agua no se llevan bien, es como si me pidieran que encerrara a mi gato Gandalf con un niño de 2 años en una habitación cerrada, simplemente no va a funcionar, nop, nada bueno puede salir de ahí, no insista por favor"...

Así era el curso de mis pensamientos mientras revisaba mentalmente si me quedaba chocolate en la despensa.