El banana bread mas suave y esponjosito que hayas probado


Esta vez quería algo suave, esponjoso, delicado y femenino. A veces uno se siente así, como una dama que necesita tomar el té de las 4:00 pm, sentarse con amigas en la terraza, hablar de banalidades y de lo bonita que está la tarde y olvidarse por un solo instante de los horrores que nos aquejan, de la rabia, la impotencia y la angustia, del estrés y de la incertidumbre.  De la desesperanza... Bueno, mejor no sigo. Si son Venezuela Uds. ya entienden perfectamente.

Ya he publicado varias recetas de banana bread, como esta de bananas suicidas, o esta otra con trozos enormes de chocolate para hacer las delicias de los mas chcocoadictos.

Desayuno Perfecto: Strudel de masa filo manzanas y canela


Este strudel no puede ser más fácil. Tardé menos de una hora en tenerlo listo, justo para la hora del desayuno.

El olor a manzana, canela y papelón inundan la casa a primera hora y es precisamente lo que un alma obsesionada por los postres (o sea yo) necesita para comenzar bien el día.

Compré estas pequeñas manzanas, del tamaño de una ciruela, hace poco en el mercadito de vegetales de La Colonia Tovar. No pensé que pudiera hacer mucho con ellas porque son ácidas y muy pequeñas, pero han resultado excelentes para preparar rellenos como el de este strudel que traigo hoy.

Por otro lado, he descubierto dónde comprar masa filo y desde que la consigo regularmente me ha dado por utilizarla en muchas preparaciones, es muy versátil y produce resultados asombrosos.

Food Photography #1: Balance de blancos e iluminación


Los que me siguen saben de que trata este post. Y es que a partir de hoy, estaré publicando los días 15 de cada mes un pequeño artículo sobre food photography (fotografía de comida) desde mi perspectiva personal y según mi propia experiencia.

Sé que me falta mucho por aprender, el camino del aprendizaje nunca acaba, pero creo que puedo contribuir con lo poco que sé a que algunos de mis seguidores puedan mejorar algo, aunque sea poco, sus propias fotografías.

Algunos se preguntarán por qué hago esto. Y es que sé por experiencia propia lo frustrante que es trabajar todo un día en una receta fantástica, que sabe divina y que luce hermosa en el plato. Luego sales corriendo a tomarle una foto para compartirla en tus redes y terminas mostrando algo parecido a esto:

Pan casero de avena y miel



No se dejen engañar por el tamaño de este pan.

Es consistente, húmedo y no tiene nada que ver con los que compramos en el supermercado, es decir, mucho aire y poca fibra. Es más, he calculado el costo (por kilo) de preparar este pan de avena y miel en casa, versus el que solemos comprar en el super y he quedado sorprendida: ¡cuesta la mitad!

Por ser más pesado y contundente satisface mas, por lo que no hace falta comerse cuatro rebanadas o pasar por situaciones como está: "cenaré un sanduchito con jamón de pavo y queso ligero, un vasito de agua y mas nada". Luego te odias a ti mismo por salir escondido a medianoche a ver que otra cosa consigues en la nevera. Seguro ya saben a que me refiero.

Torta de chocolate infame y perversa



Alguien comentó en FB que esta torta era un artefacto peligroso por hacer aflorar sentimientos que teníamos ocultos en las profundidades de nuestro ser.

Infame y perversa ¿cómo osas mostrarte así ante tanta gente con regímenes especiales, que desean controlar su peso/colesterol/salud? Ohhh sii, eres mala y provocadora. La gula es un pecado ¿sabes? ¡Impúdica!