Manzanas pochadas en sangría Caroreña


En esta economía de guerra en que vivimos ya no podemos darnos ciertos lujos que solíamos disfrutar; sin embargo, me resisto a privarme de los placeres del gusto y solo nos queda adaptarnos o sentarnos a suspirar por aquellos tiempos mejores.

Esta receta de manzanas pochadas en sangría es una reinterpretación del clásico de manzanas al vino tinto, que he realizado con productos que sí puedo costearme. La verdad me da dolor gastarme una botella de vino tinto en un postre con lo costosos que están.

El resultado es tanto o mejor que la receta original y puedo garantizar que en cualquier comida con allegados la gente no dejará de alabar este postre (lo digo en serio, esta receta la estoy publicando porque mi amiga B. me exhortó a hacerlo). Las he servido en la cena de Navidad y la verdad es que quedaron extraordinarias, de un color rojo profundo hermosísimo, borrachas y brillantes.

5 recetas de Navidad que no te puedes perder


Y bien, los días siguen pasando aceleradamente y en un abrir y cerrar de ojos ya estaremos en enero tratando de poner orden en nuestras vidas y de cumplir al menos uno de los propósitos que nos planteamos para año nuevo.

Pero esta noche es Nochebuena y solo quiero compartir estas recetas de algunos blogs que admiro porque son fantásticos, hermosos y seguramente sabrosos. Se ve que sus autores le ponen un camión de esfuerzo y dedicación porque nada tan bonito puede surgir sin una buena dosis de cariño y mucho mucho trabajo.

Veamos estas propuestas que son ideales para los que como yo, siempre dejan todo para última hora y es entonces cuando necesitamos una dosis extra de inspiración.

Pie de fresa y ruibarbo


La vida en nuestro país se ha convertido en una cosa tan pero tan absurda, que prácticamente no vale la pena planificar ningún menú y mucho menos un menú especial.

Hacer una listica con las cosas que necesitábamos, ir al supermercado, comprar lo que estaba en la lista y regresar a casa sin pensar mucho en eso. Esas son actividades que extraño con cariño por que la realidad ha demostrado que eso no ocurre y pareciera que va a permanecer de esa forma por siempre.

En su lugar he procurado adaptarme a los tiempos y mi cocina se ha convertido en una especie de Bistró donde se come lo que se consigue. No importa si es típico de Navidad o no. Sin ir muy lejos, en estos días me tropecé con un manojo de ruibarbo que me hizo saltar de asombro como si me hubiera conseguido un billete en el suelo.

También conseguí fresas y azúcar ¡azúcar qué lujo!. A esas alturas ya empezaba a imaginarme lo que podría hacer con estos tres ingredientes, aquí hay que pensar rápido porque si vuelvo a casa y descubro que me faltaba algo, seguramente cuando regrese al mercado ya se habrá desaparecido aquello que me faltaba.

Querido Ponche Crema...te queremos mucho


Yo no se los demás, pero en mi niñez, la navidad era sinónimo de fiesta, de amarrar hallacas (en mi casa se hacían al menos 200) de estrenar ropa y zapatos el 24 y el 31, de jugar con luces de bengala y, si tenía suerte, de probar un traguito de Ponche Crema con muuuucho hielo. ¡Ah! y por su puesto los juguetes, que era el fin último de tanta parafernalia.

Han cambiado muchas cosas desde entonces: ya no juego con explosivos encontrados en el piso, con la mecha cortica, porque de broma nos quedamos sordos mi hermano y yo al intentar encender uno.

Tampoco juego con bengalas luego de que mi hermana se incendiara el vestido color melocotón mientras jugaba con una de aquellas un 24 de diciembre (afortunadamente no hubo daños que lamentar, excepto por el vestido que estaba estrenando ese día).

Cookie in a mug o como ser un egoista


Seamos claros, no siempre estamos rodeados de amigos, familiares o conocidos. Ciertos días, como hoy, nos encontramos solos en casa sin mucho que hacer, ¡ejem! o a lo mejor con mucho que hacer pero sin ganas de hacerlo.

Ese es mi caso el día de hoy. Mi doctora me ha enviado a casa porque presento una laringitis aguda. Nada por lo cual preocuparse, ya he comenzado el tratamiento y solo será cuestión de esperar a que comience a hacer efecto.

Mientras tanto navego un rato por la web y de pronto me provoca algo dulce. Busco en mi cocina por todas partes y no consigo nada ¡nada! "casa de herrero cuchillo de palo" pienso mientras decido en una fracción de segundo si debo encender el horno y sacar huevos, mantequilla y moldes para hacer algo que me tomará al menos una hora en preparar...nahh la verdad no tengo ánimo para cocinar estos últimos días de quebranto.

Panes festivos para navidad

El gato goloso: Pan de jamon y otros panes festivos para navidad

Y bien, se acabaron mis vacaciones y es hora de continuar con lo mío. He tenido la inmensa fortuna de poder viajar este año y me siento feliz de haber podido aprender de otras culturas, probar otros sabores que no conocía e inspirarme para hacer cosas nuevas

Un pan con embutidos para recordar buenos tiempos

Parece que fue ayer cuando nos reuníamos el grupo de amigos de siempre a hacer nuestros pick nicks (le decíamos pikinikis) en la grama de la Universidad.


Luego de unos cuantos encuentros ya teníamos acordada toda una logística que surgió de manera espontánea y sin proponérnoslo: unos llevaban la manta a cuadros, otros el periódico del domingo, otros se aparecían siempre con frutas frescas y a nosotros nos tocaba llevar el café y este pan rústico repleto de embutidos varios. Tampoco podían faltar otros preparados como empanadas, arepas andinas, brownies o cupcakes. Siempre llevábamos más de lo que podíamos consumir, pero de este pan que muestro hoy, nunca vi que sobrara nada. Ni las migas.

Solíamos conversar sobre cómo resolver los problemas del mundo, mientras algunos patos correteaban cerca del lugar bajo un cielo azul intenso.

Una vez cayó una lluvia repentina y fuerte que nos obligó a retirarnos sin siquiera haber llegado al lugar acordado. Pero mi pan estaba listo y el periódico no se había mojado mucho, así que terminamos haciendo el pikiniki en la sala de uno de los amigos, con manta a cuadros incluida.

El tiempo pasó y algunos de los amigos ya no están cerca, pero si todo se da como está planeado, estaremos haciendo otro encuentro (seguramente bajo techo) en Barcelona o quizá Madrid ¡la próxima semana!. De hecho, ya tengo visto algunos de los embutidos que vamos a comprar para la ocasión, así que espero contar al menos con el periódico del domingo para no perder la costumbre : )




La receta para este bocadillo no puede ser más sencilla, cualquier pan rústico redondo sirve, aunque yo he decidido hornearlo en casa con esta receta de pan que no se amasa que publiqué hace algún tiempo.

Se rebana horizontalmente y se untan ambas caras con mostaza dijón. Luego rellenar de deliciosos embutidos al gusto, como salchichón, salame, jamón, etc. (yo siempre recomiendo Campofrío a los amigos que viven en España). Algún queso contundente (como provolone o manchego) y un condimento especial a base de pimientos asados, aceitunas y pepinillos cortados en pequeños trozos (mezclados con aceite y vinagre opcionalmente).

El pan relleno se envuelve en film transparente y se presiona fuertemente con algo pesado, como una sartén de hierro. Se refrigera (con todo y sartén encima) hasta el día siguiente y se transporta envuelto aun en film. Al momento de servir se corta con cuchillo de sierra en secciones.

Todo un carnaval de colores lleva este sabroso pan ¿verdad que se ve rico?




PD: Ya saben, estaré en el viejo continente por unas semanas, así que nos vemos en Noviembre. ¡Yupi!

Besos

Scones de naranja para el desayuno


Desde que probé esta receta de scones la he preparado una y otra y otra vez. Es perfecta para el desayuno y lo mejor es que se prepara en muy poco tiempo.

Estos pequeños pero contundentes bizcochos son originarios de Escocia y muy populares en Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Normalmente se preparan individualmente en forma cilíndrica. La versión de hoy es en forma de torta con secciones triangulares, ya marcadas antes de hornear, para que sea más fácil de separar cada una.

A mi me gusta comerlos aun tibios y humeantes con algo de mantequilla untada por arriba ¡como si ya no tuvieran suficiente!


Hoy es día de regalos...para ti.

Si, para tí, querido lector, que has esperado pacientemente a que me dedique a publicar una que otra receta de vez en cuando.

El día de hoy no hay receta, sino este pequeño eBook que deseo obsequiar a mis suscriptores para que puedan leerlo, imprimirlo, compartirlo o regalarlo. Son las recetas que más han gustado y he pasado un buen tiempo escogiendo, editando, pesando ingredientes...en fin, haciendo.

Mira que bonito se ve en el tablet ¡de lujo!


Y así se vería impreso (aunque esta versión no está disponible)

No se si a Uds. pero a mi me molesta tener que estar consultando todo el tiempo cuanto será que pesa una taza de harina, o de azúcar, o de nueces...porque aunque la taza sea la misma el peso si que no lo es. Y aunque todavía poseo este delantal con la tabla de equivalencias aproximadas que ofrecí hace tiempo, se me ha ocurrido otra buena idea para eBook: colocar los ingredientes por su peso (en gramos) y también por su equivalente en tazas/cucharadas/cucharaditas, para que puedas cambiar de un sistema a otro sin mucho trauma. Brillante ¿cierto?

La verdad todos deberíamos trabajar con una balanza, sobre todo si queremos hacer cantidades considerables de mezclas, pero a falta de ésta lo menos que podemos hacer es conseguirnos un juego de tazas y cucharillas de medidas.

Y como sé que no todos tienen de esos, también estoy ofreciendo este jueguito de cocina, a alguno de los felices suscriptores que lleguen a mi página.





¿Qué debes hacer? pues nada, suscribirte a mi NewsLetter para que recibas novedades de primera mano, así como el eBook recién salido del horno. Con eso ya estás participando para el sorteo de las tacitas. (Igual puedes de-suscribirte cuando quieras, que no estoy para atar a nadie).

Para suscribirte haz clic aquí.

El sorteo lo hago el próximo domingo 19 de octubre. Y no importa en qué lugar del mundo te encuentres, ya buscaré la manera de hacértelo llegar.

ACTUALIZACIÓN: Ya tenemos a la feliz ganadora de este sorteo hecho en sortea2:


Muchas felicidades a Mar Guerrero de Madrid. Me estaré poniendo en contacto contigo para hacerte llegar el premio. :D


Ahora sí, ya no hay excusa para no poner las manos en la masa (o en la torta) ¿cierto?.

Feliz día y ¡mucha suerte!






Pan Naan


De todos los panes planos que he probado recientemente este es, sin duda, mi favorito.

El pan naan es usualmente consumido en el este, centro y sur de Asia en países como La India, Paquistán, Bangladesh y regiones aledañas. Yo tuve oportunidad de probarlo en un restaurante de comida india hace varios años en Nueva York. Quedé fascinada con su suavidad y las grandes burbujas que cubren la superficie. En mi intento por recrear una de aquellas comidas memorables preparé un pollo tikka masala, arroz basmati, ensalada y este sabroso pan para acompañar con la salsa roja, cremosa y ligeramente picante del pollo.

Cake de naranja y semillas de amapola


La receta de hoy la he obtenido del blog The Kitchn, el apartado de gastronomía de una de mis páginas favoritas de todas las que visito a diario: Apartment Therapy.

A diferencia de muchas páginas que conozco, Apartment Therapy es una web de decoración que muestra casas reales de gente verdadera. No son espacios perfectos de revista, son espacios donde la gente vive con sus limitaciones de espacio, de diseño y de presupuesto, y eso los hace verdaderamente auténticos. Ha sido una referencia para mi por muchos años y una verdadera fuente de inspiración (los Home Tours son mis favoritos).

Yo puedo pasar literalmente horas navegando por este tipo de páginas, espero que algún día mi casa se sienta tan acogedora como muchas de las que veo allí, aunque sé que las limitaciones de espacio y presupuesto estarán siempre jugando en contra. Sin mencionar la entropía que hace que todo se desordene en menos tiempo de lo que cuesta ordenarlo.

¿Alguien recuerda cómo se veía mi nido hace un par de años? pues así es como luce ahora después de mucho trabajo:

Granola de almendras y cardamomo


En mi mundo ideal, ese donde puedes comer todo lo que te da la gana sin poner en riesgo tu salud, yo podría desayunar fácilmente tres veces al día. Sería un desayuno en la mañana, otro al medio día y finalmente otro desayuno en la noche.

Puedo imaginarme comiendo torres de panquecas con miel y mantequilla (lo cierto es que no me caben más de dos) muffins y coffeecakes con muchas nueces, waffles tostados con frutas de intensos colores, diferentes tipos de viennoiserie con mermelada de naranja amarga, huevos poche de vez en cuando y arepitas con queso una que otra vez.

Te puede interesar: Aprende a preparar arepitas dulces de anís

Pan de hamburguesa super rápido


Que la palabra pan y la palabra rápido aparezcan juntas en una misma frase, como en el título de este post, es casi contradictorio.

Otras veces he comentado lo importante que es la planificación cuando se trata de hacer pan. Debes pensar  mas o menos de esta manera: mmmm mañana a las 4:00 pm voy a tener unas ganas enormes de comer pan, por eso voy a empezar a hacerlo el día de hoy....

Torta chiffon de naranja-limón



De todos los tipos de pasteles que existen, los de tipo esponja son mis favoritos, llevan poca o ninguna grasa añadida y su altura la obtienen gracias a la incorporación de aire en el batido de los huevos. Algunas veces llevan polvo de hornear como las tipo chiffon, otras solo el aire contenido en las claras de huevo, como el pastel de ángel. Esto produce una miga elástica y ligera que cuando la pruebas es como si comieras nubecitas y no terminas de entender como algo taaan ligero puede saber taaan rico.


10 cosas que probablemente no sabías sobre panadería y pastelería


Al preparar cualquier receta solemos inventar agregando una cosa, quitando otra pensando que puede quedar más sabroso o más ligero o menos pesado... yo soy la primera en hacerlo y cuando las cosas no quedan como esperaba, me quejo de que la receta no servía. Juan siempre me recrimina diciendo que si hice algún cambio en la receta no podré saber nunca  si el problema era la receta o los cambios que yo introduje. Y tiene razón.

En busca del café perfecto: Café frío con especias




¿Existe el café perfecto? ¡seguro que sí!

Los que somos amantes del café sabemos cómo nos gusta tomarlo. También sabemos diferenciar un buen café de uno mal preparado en cualquier panadería, pero lo que no sabemos es que existen incontables maneras de prepararlo y no necesariamente deben ser todas calientes.

Hay tardes en que lo que provoca es sentarse en un balcón, sentir la brisa tibia en el rostro y tomarse un buen café. Pero no cualquier café, este de hoy, así como el que publiqué aquí, no se toman calientes, sino fríos y cuanto más fríos mejor.

Para realizarlo he preparado un almíbar dulce que puede guardarse y utilizarse luego para endulzar otras bebidas frías. Lo preparé porque siempre pasa lo que ya sabemos: cuando añades azúcar a un líquido frío ésta no se disuelve, terminas entonces con una bebida no muy dulce y un montón de azúcar en el fondo del vaso ¿verdad que les ha pasado? ¡qué desperdicio!

Este almíbar además de azúcar y agua, lleva canela y cardamomo. No puedo explicar el aroma embriagador que produce. La manera en que enriquece el sabor del café solo puedo describirla como fascinante por decir lo menos.

Así queda el almíbar de canela y cardamomo

No me gusta el café muy fuerte, porque después no duermo y paso la noche eléctrica 
limpiando, cocinando y/o webbeando
Café frío con especias [imprimir]
Es mejor preparar una jarra de café 
la noche anterior y refrigerarla 
para tenerla fría al día siguiente.



Café preparado (al gusto)
1/4 de taza de leche evaporada (o leche normal)

Para el almíbar de canela y cardamomo:
1/2 taza de agua
1/2 taza de azúcar
2 vainas de cardamomo
1 rama de canela

Instrucciones para el almíbar:
En una olla pequeña llevar al fuego el agua, el azúcar, la rama de canela y las semillas de cardamomo machacadas (el cardamomo tiene racimos de semillitas que deben ser extraídas y machacadas para que liberen todo su aroma)

Cuando el azúcar se disuelva, apagar la olla y dejar reposar con el cardamomo y la canela hasta que enfríe a temperatura ambiente.

Retirar la rama de canela y verter el almíbar en un recipiente. (se puede colar para retirar los restos de cardamomo, pero a mi me gustan, así que se las dejo). Reservar hasta su uso, tapado, en un lugar fresco.

Para el café helado:
Preparar una jarra de café según el gusto y dejar enfriar a temperatura ambiente. Luego llevar al refrigerador para que se enfríe (al menos 1 hora).

Para servir:
Servir el café frío en un vaso corto, añadir leche evaporada y endulzar con el almíbar (con dos cucharadas bastan)

Añadir cubitos de hielo o hielo picado si se desea.

Remover y disfrutar, solo o con buena compañía

Da para 4 vasos

Este café es realmente refrescante, yo aproveché de tomarlo acompañado de estos alfajores que me envió Andrea de Alfajor Uruguayo que por cierto, sabían a gloria (gracias Andrea estaban realmente buenos) vean la foto, qué lindos son:





Salud a todos y ¡larga vida al café!





El golfeado gigante que siempre has querido, pero no sabías que existía


Hoy traigo una receta que sorprenderá a más de uno. Y es que nos hemos acostumbrado a ver la vida de una manera y casi se nos hace imposible visualizarla de otra forma.

Para los venezolanos que me leen no hace falta explicación, pero para los que no son de aquí debo aclarar que El Golfeado (así con mayúsculas) es el señor de los panes dulces en mi país (o al menos de la región central). Nos gusta el sabor dulce del papelón, el anís y el queso de mano. Un golfeado no sería lo mismo sin esos tres ingredientes.

Aclarado este punto y volviendo con el tema de lo acostumbrados que estamos en hacer las cosas de una sola manera, se me ha ocurrido que esta masa puede utilizarse de muchas formas (ya tengo otras anotadas por ahí) y que esta es una buena oportunidad de abordar la panadería tradicional de una manera divertida y diferente, que se sale de lo acostumbrado y que seguramente hará sonreir a quien lo vea.


Y es que solo basta con ver la cara de cualquier niño cuando le ofreces un postre gigante para saber el tipo de alegría que produce, no es la sonrisa de ah! que bonito! es la sonrisa grande de la sorpresa, de lo inesperado y de la glotonería, y eso fue lo que sentí al ver semejante cosa saliendo de mi horno, sobre todo yo, que suelo preparar postres diminutos como este, este y este otro. Nada se compara con la alegría que produce un golfeadón. Aunque sepas que no podrás comértelo tu solo.

Aquí dejo un paso a paso que habla solito, me hubiera gustado ponerle un queso telita completo encima, de esos que miden 25 cm de diámetro. OHHH



Así se ve una vez enrollado



Golfeadón


Para el relleno:
Anís dulce en grano: 8 g 
Canela: 2 g
Papelón rallado: 115 g
Queso blanco duro rallado: 125 g
Mezclar todos los ingredientes en un recipiente y reservas hasta su uso.

Para el almibar (o melao):
Papelón rallado: 30 g
Agua: 15 g
Llevar al fuego en una olla pequeña hasta que el papelón se disuelva y espese un poco.


Para la masa:
Harina panadera: 400 g
Agua: 130 g
Levadura : 17 g ( 10 g si es levadura instantánea)
Sal: 2 g
Huevos: 50 g (1 huevo)
Azúcar: 110 g
Papelón líquido: 35 g
Mantequilla  o margarina a temperatura ambiente: 80 g
Leche en polvo: 15 g
Anís dulce en granos: 8 g
Esencia de anís: 3 g (1/2 cdita) [opcional]
Miel: 3 g
vainilla: 3 g

Indicaciones para la masa:
Combinar en un recipiente el agua, la vainilla, la esencia de anís, la miel. Disolver en el líquido el papelón y el azúcar (basta con calentar ligeramente el agua para ayudar a que los sólidos se disuelvan).

Incorporar en la amasadora (yo uso un ayudante de cocina Kitchen Aid) la harina, la mantequilla y el resto de los ingredientes (menos el anís en grano y la sal) con el agua de papelón.

Amasar a baja velocidad por 5 minutos hasta integrar todos los ingredientes, añadir la sal y el anís en grano y amasar 5 minutos mas hasta lograr una masa suave y esponjosa.

En una superficie enharinada estirar la masa con un rodillo hasta crear un rectángulo de 50x40 cm y de 7 mm de grosor (foto 1)

Pincelar con la mitad del almíbar hasta cubrir toda la superficie de la masa. Reservar la otra mitad del almíbar (foto 2)

Distribuir todo el relleno sobre la masa extendida (foto 3)

Con un cortador de pizza o cuchillo cortar tiras de 3 cm de ancho a lo largo de la masa (foto 4)

Enrollar cada tira una tras otra para crear un espirar hasta completar 3/4 del molde (fotos 5 y 6)

Colocar el resto del relleno sobre la superficie del enrollado.

Tapar con un paño de cocina limpio y dejar levar, en un lugar tibio,  por espacio de 2 horas.

Mientras tanto pre-calentar el horno a 190 grados centígrados.  Hornear el golfeadón 20 minutos. Con la ayuda de una brocha de cocina bañarlo con el resto del almíbar y agregar queso blanco rallado para adornar. Llevar al horno nuevamente 30 minutos más. Retirar del horno y dejar enfriar 5 minutos.

Nota: Si comienza a ponerse muy oscuro tapar el golfeado con una hoja de papel de aluminio para que no se queme (yo no lo hice y ya vieron el resultado un tanto -bastante- tostado)

Comer de inmediato acompañados de una buena tajada de queso (si es de mano mejor).

Al verlo, más de uno pensará que en efecto, era lo que siempre había deseado, solo que no sabia que existía. ¿verdad que si?







5 recetas de pan dulce que tambien deberías aprender

Como si no fuera suficiente con el último post sobre 5 recetas de pan que deberías aprender, hoy traigo 5 recetas más, pero esta vez de panes dulces, son ideales para el desayuno o la merienda y seguro no podrás comer una sola rebanada.

1. Coffeecake de orejones y nueces. Esta corona dulce es hermosa, el relleno asoma por los lados y las nueces le dan un toque crujiente. Uno como este alcanza para muchas personas, intenten contar la cantidad de secciones que tiene, yo alcanzo a ver al menos 12, y eso que la foto no está completa.



2. Babka de Chocolate. Así como mi pan salado favorito es el pan de maíz, este es mi favorito de los panes dulces (tambien podría decir que el panettone pero ese solo lo como en diciembre así que no cuenta). Este pan gordito se ha robado mi corazón, no es en realidad taaan dulce si se hace con chocolate amargo (mínimo 70%). Podría desayunar una rebana a diario por el resto de mi vida, pero eso ya sería demasiado trabajo para alguien tan holgazana ocupada como yo.



3. Monkey Bread. Este clásico estadounidense enloquecerá a los niños de principio a fin, pueden ayudar a preparar el pan haciendo las bolitas y luego, una vez fuera del horno y tibio, se divertirán comiéndolo con la mano sección por sección. Es bastante dulce por lo que recomiendo comerlo con una buena taza de café al lado. Ah! y no le pongan azúcar al café, no podrán distinguir la diferencia. lol



4. Rolls de canela. Un clásico irresistible desde el mismo momento que entra al horno. Les advierto: el olor a canela que inundará toda la casa  pondrá a la gente impaciente, ni los vecinos podrán resistirse, así que prepárense para recibir visitas inesperadas.



5. Tunjitas. Si eres venezolano sabrás reconocer estos pancitos dulces con semillas de anís en la masa. Solíamos comprarlos en la panadería cercana a nuestro trabajo hasta que los panaderos se pusieron creativos y comenzaron a añadirle cualquier esencia artificial que tuvieran a mano. Así, unos días sabían a coco, otros sabían a mantequilla y finalmente, cuando consideré que ya era el colmo, a chicle. Ese día decidí que era mejor hacerlos yo misma y hasta el sol de hoy no me arrepiento.



Estos son mis 5 panes dulces favoritos ¿y tu?¿tienes algún favorito? me encantaría saber cuál es.


Torta Quesillo Venezolana

torta-quesillo

En el pasado sorteo una de mis lectoras me sugirió realizar una cosa que parece imposible y que combina dos de las tres preparaciones típicas de cualquier fiesta de cumpleaños que se realice en este país. Se trata de la torta quesillo. También se le conoce como torta de quesillo, torta Victoria o torta imposible, que resulta de una combinación de ambas preparaciones en un solo molde para comer en un solo bocado.

A mi no dejaba de parecerme contradictorio todo el proceso de elaboración porque normalmente un quesillo se hace a fuego bajo en baño de María (eso es un baño de agua a 100 grados centígrados) mientras que una torta por lo general se hace a temperatura alta (180 grados centígrados). Y de pronto pensé ¡Hey! ¡pero si yo vivo en el país de las contradicciones! yo dudo que exista en el planeta gente tan contradictoria como la nuestra, así que por qué habría de extrañarme que a algún paisano se le haya ocurrido semejante cosa ¿mm?

5 recetas de pan que deberías aprender

¿Existe algo en el mundo más reconfortante que el olor a pan recién horneado en tu propia casa? lo dudo. Además, el orgullo de preparar tu propio pan, de conocer la procedencia de sus ingredientes y de alimentar a tu familia con lo mejor que hayas podido conseguir sin tantos aditivos químicos, no tiene precio. Revisando y ordenando mis archivos he conseguido algunas buenas recetas y aquí dejo varias de mis favoritas. Todas son de panes salados pero prometo hacer otro post con las de panes dulces.

Todas pueden hacerse facilmente en casa (eso claro, si logras conseguir harina de trigo)


1 El Pan que no se amasa


Como lo dije en el post original, este es un pan para gente floja que no gusta gastar sus energías amasando. Tan simple como preparar la masa y dejarla levando todo un día en el refrigerador. Tiene una miga con alveolos grandes (huequitos) y una concha dura, se puede agregar en ultimo momento hierbas como orégano, romero o, como en este caso, nueces y dátiles. Es ideal para comer con queso de cabra o tomates secos y aceite de oliva. Con un vinito blanco y una buena conversa puedes hacer de este un momento inolvidable (además siempre podrás presumir de haber hecho tu propio pan)




Si no has probado los bagels no sabes lo que te pierdes, esta rosca de miga apretada es uno de los desayunos típicos de Nueva York. Se preparan en diferentes versiones: cubiertos con semillas de amapola, semillas de sésamo, cebolla rostizada, sal gruesa o mi favorito: azúcar y canela (y pasitas en la masa). Hay que hervirlos antes de llevar al horno para desarrollar esa cubierta dura y gomosa que me encanta. Suelen rellenarse de cualquier cosa a la que puedas agregar importantes cantidades de queso crema.




Se trata de un pan de sandwich espectacular elaborado con dos masas, una oscura (de cacao) y otra blanca. no es para nada dulce, es fácil de hacer y el resultado es realmente sorprendente. A los niños les encantará y es perfecto para lucirse con los amigos jejeje




Este fue uno de los primeros panes que realicé en mi vida, incluso antes de haber estudiado en el IEPAN. Es un pan integral, con bastante fibra que deja satisfecho a cualquiera. Cero aditivos, ideal para el desayuno tostado con mantequilla y mermelada ( ¡Ay! yo siempre pensando en lo dulce).






Este es sin lugar a dudas mi pan favorito de todos los que he realizado en mi vida. No se dejen amedrentar por su color oscuro y su apariencia modesta (la culpa no es del pan si no de la fotógrafa que en esa época no sabía lo que hacía). Lo he preparado como pan de barra, redondo, bollos individuales y hasta con cubierta de tigre. Tiene realmente un sabor que recuerda a la cachapa, es decir, a maíz puro y de verdad sabe a gloria si se tuesta una rebanada (o quizás dos..o mejor tres) y se le aplica una gruesa cantidad de mantequilla acompañado con un queso fresco. D I V I N O.

Hacer pan es como hacer magia: combinas 4 ingredientes y de pronto aquello se transforman en algo realmente único y maravilloso.

¿Qué te parecen estos panes?¿No encuentras aquí la receta que te gustaría? deja un comentario y veré si puedo preparar tu pan favorito.

Torta de chocolate para cumpleaños y un regalo para ti.


El pasado domingo mi costillo Juan estuvo de cumpleaños y no podía dejarlo pasar sin prepararle algo:

yo: "¿de qué te gustaría la torta para tu cumpleaños miamooor?"
él: "pues de chocolate, con relleno de chocolate y lluvia de chocolate"

¡Claro! no sé ni para qué pregunté si ya sabía la respuesta.

Así que aquí está el resultado, lleva chocolate, cacao, aceite, mantequilla, azúcar...puros ingredientes de lujo considerando que los primeros son caros y los segundos más aún porque no se consiguen en ninguna parte.

En cuanto a su sabor me encantó el bizcocho, húmedo y no muy dulce. La crema solo es para los más chocolateros, untuosa y que se disuelve en la boca con cada bocado y la lluvia de chocolate...bueno, no es de mis favoritas pero ¿a qué "niño" no le encanta?





Aquí dejo la receta y explico cómo hacer la torta sin morir en el intento.

Torta de Chocolate


Ingredientes para el bizcocho:

2 y 1/2 tazas + 1 cucharada (330 g) de harina todo uso
2 y 1/2 (600 g) tazas de azúcar 
1 taza + 1 cucharada (135 g) de cacao en polvo
1 cucharada (15 g) de bicarbonato de sodio
1 y 1/2 cucharaditas (7,5 g) de polvo para hornear
1 cucharadita (8 g) de sal
3 huevos, a temperatura ambiente
1 y 1/2 tazas (360 ml) de leche a temperatura ambiente
1 y 1/2 tazas (360 ml) de café negro, colado y caliente
1/2 taza (120 ml) de aceite vegetal
1 y 1/2 cucharadas (22,5 ml) de extracto de vainilla

Ingredientes para la cubierta:

3 cucharadas (22 gramos) de cacao en polvo
1/2 taza (64 gramos) toddy en polvo
Una pizca de sal
1/4 taza de agua hirviendo
1 taza (2 barras/200 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
1 taza (125 gramos) de azúcar en polvo
170 gramos de chocolate semi-dulce, derretido y a temperatura ambiente (yo usé chocolate El Rey)
1-2 cucharadas (15-30 ml) de crema de leche
lluvia de chocolate para adornar los lados

Instrucciones para el bizcocho:

Pre-calentar el horno a 180 grados centígrados.

Enmantequillar y enharinar dos moldes circulares para torta de 20 cm.

En un tazón de la batidora eléctrica, tamizar todos los ingredientes secos, incluyendo el azúcar. Combinar los huevos, la leche, el café, el aceite y la vainilla en otro tazón y batir ligeramente con un tenedor. 


Agregar la mezcla de leche a la mezcla de ingredientes secos y batir durante 2 minutos a velocidad media. Dividir la masa en partes iguales entre los dos moldes preparados (la mezcla quedará bastante líquida).



Hornear durante 20 minutos y rotar los moldes en el horno. Continuar horneando hasta que al introducir un palillo éste salga casi seco (con unas pocas migas) unos 12 minutos más.



Dejar enfriar sobre una rejilla de alambre durante 20 minutos. Desmoldar y dejar enfriar por completo.


Instrucciones para la cubierta de chocolate:

En un tazón mediano, mezcle el cacao, el toddy y la sal.

Añadir el agua hirviendo y mezcle hasta que esté suave. Dejar enfriar.

Con una batidora eléctrica, batir la mantequilla en velocidad media-alta hasta tornarla ligera y esponjosa (1-2 minutos).

Añadir el azúcar en polvo y batir a velocidad baja para combinar.

Encender la batidora a velocidad media alta, batir la mezcla por 2 minutos.

Agregar la mezcla de cacao y batir hasta que se integren.

Agregar el chocolate derretido y batir a velocidad media durante 2 minutos más hasta que esté suave, raspando los lados del tazón con una espátula de goma cuando sea necesario.

Añadir la crema de leche y batir para combinar (si la crema resulta muy blanda refrigerarla por 10 minutos antes de usar)

Ensamblaje:

Con un cuchillo de sierra dividir cada bizcocho en dos discos iguales (yo solo utilicé 3 de los discos, el otro lo envolví en plástico adherente y lo congelé para otro uso)

Alternar capas de bizcocho con la crema de chocolate.

Refrigerar la torta por 30 minutos y cubrir por completo con el resto de la cubierta, alisando los bordes con una espátula o un cuchillo.

Adornar con lluvia de chocolate al gusto.

Refrigerar hasta su consumo. Puede durar refrigerada fácilmente 4 días (eso si no existen chocoadictos en casa)



Fuente: Sweettapolita


Y como no puedo regalar a todo el que me lee un trozo de esta delicia, he decidido obsequiar a alguno de los que aun se acuerdan de pasar por aquí este hermoso molde  con el que podrá hacer su propio bizcocho del sabor que más le guste (lo conseguí caminando por Chacao en una de esas tiendas de artículos de cocina a un precio de 2012, es decir,  irresistible).



Nota importante: a los amigos que me leen desde otros países, lamento decirles que no podrán participar esta vez debido a que la oficina de correos de Venezuela IPOSTEL dejó de hacer envíos al exterior temporalemente debido “al exceso de despacho que han ocasionado el colapso de los Centros de Tratamiento de Ipostel” ¿?. Insólito por decir lo menos. Así que será para la próxima.

Para participar en el sorteo solo haz "me gusta" a la página del facebook usando el siguiente formulario de Rafflecopter o deja tu comentario más abajo diciendo cual es tu torta favorita (no olvides colocar tu correo para poder ubicarte despues del sorteo).  A mi personalmente me encantan los bizcochos de limón o naranja y con muchas semillas como almendras, avellanas o pistachos. .

El sorteo lo hacemos en una semana.  ACTUALIZACIÓN: Los felices ganadores son Hector Cardoze (a traves de Rafflecopter) e Yche Delgado (a través de los mensajes dejados en el post). Felicidades a los suertudos :D


a Rafflecopter giveaway


Ya me pondré en contacto con Hector e Yche para hacerles la entrega.

Feliz día para todos!




Esto no se acaba aquí

Desde que escribí la última vez han ocurrido muchas cosas en mi país, pocas buenas, otras muy malas. Y entre tanto malestar que sentimos por todo lo que nos pasa veo mi último post y no puedo creer que vaya a cerrar mi blog con una nota tan triste y sombría como esa.

Si la razón de ser de este espacio era la de documentar mi vida, conocer, compartir, aprender y enseñar a otras personas que poseen los mismos intereses que yo y disfrutar de los pequeños placeres de la vida, no puede ser que termine este capitulo de mi vida bloggera con un sabor a derrota tan amargo.

Es cierto que los ánimos no están como para echar chistes y mucho de lo que me gusta ver y hacer parece banal y superficial ante tamaño desastre de país que tengo; pero he decidido no complacer a esa cosa sobrenatural que gobierna nuestros destinos y que parece gozar viendo como se desmorona un país a pedazos, desde las cosas más importantes (como la vida de pacientes con cáncer que no consiguen reactivos para sus tratamientos) hasta algo tan insignificante como un blog de recetas como el que escribo, su máxima parece ser "cómo destrozar a un país, una persona a la vez".

De manera pues que ese no será mi último post, ni mi última foto, ni mi última receta. Seguiré haciendo lo que me gusta hasta donde pueda y con lo que consiga a mano. Seguiré documentando principalmente para no olvidar las cosas que me han gustado y que vale la pena repetir, y sobre todo porque no me da la gana de acabar mi blog con una nota triste. Además, no consigo recordar la receta de la última torta que hice, me quedó rica y si la hubiera publicado en su momento, estaría comiendo un buen pedazo mientras escribo esto.

Viviendo en el país del "No Hay"


Recién hoy me he percatado que llevo mas de 3 meses sin publicar nada en este blog, fácilmente podría sentarme frente al teclado para escribir una receta con fotos bonitas y recomendar a mis lectores que lo prueben intentando hacer creer a todos que mi vida (y la vida en mi país) es color rosa y que aquí no pasa nada.

Pero no sería justo.

La verdad es que vivir en Venezuela se ha vuelto extenuante desde cualquier punto de vista. Ya cansa salir a diario a buscar lo que se supone debe ser un producto de la cesta básica, cansa ver que la gente hace cola durante horas para comprar papel de baño o harina de maíz, cansa no poder conseguir pollo o carne cuando la requiero y no solo cuando la consigo de vez en cuando, cansa salir a cualquier ferretería o farmacia y ver los estantes vacíos, regresar a casa con las manos vacías o dedicar todo un fin de semana a recorrer todos los locales a ver si la pego.

No soy analista político ni tampoco pretendo serlo, así que solo puedo describir como me afecta a mi y a mi familia cercana la crisis que estamos viviendo desde hace tiempo y que si no fuera porque es mi vida de clasemediaburguesaescualida(quesecrioenunbarriopobredeloestedelaciudad) casi me daría risa de lo puro absurdo:


  • El ascensor de mi edificio lleva al menos un mes a oscuras porque no se consiguen los bombillos fluorescentes que requiere. 
  • La panadería cercana a mi casa cerró en diciembre y no volvió a abrir mas nunca.
  • Mi carro lleva en el taller 3 semanas porque se daño un módulo cuyo reemplazo no se consigue, el mecánico lo mando a reparar a ver si se puede. 
  • En la ventana superior del apartamento hemos colocado papel bond en lugar de persianas porque cuestan alrededor de 35 meses de salario mínimo.
  • Estuve paseando al menos dos semanas de una clínica a otra tratando de hacerme una radiografía y una resonancia magnética porque el acetato donde las hacen estaba agotado.
  • El repuesto que lleva el filtro de agua no se consigue, así que ahora tomo agua con sabor a hierro y apariencia opalescente.
  • Tuve que arrendar el pequeño estudio donde hacia mis fotos para poder pagar el condominio de mi apartamento (con mi sueldo de ingeniero no me alcanza).
  • El ultimo mercado que hice (que no tenia ni carne, ni pollo, ni pescado, ni leche, ni azúcar, ni harina, ni papel toilet, ni café, ni servilletas, ni limpiador liquido -porque ninguno de esos productos lo había) costó el 75% de mi sueldo quincenal (y eso que solo somos dos en casa)
Afortunadamente no hay nadie enfermo en mi familia, conozco casos de enfermos del corazón que están tomando una dosis menor de la indicada para  rendir el medicamento. Tampoco tenemos niños pequeños y solo puedo imaginar la frustración de los padres al no conseguir ni leche para el tetero.

Contrariamente a lo que se piensa, Venezuela no es un país rico, es un país endeudado hasta el tuétano, con un aparato productivo reducido a su mínima expresión y sumido en una profunda crisis política, económica y social, donde reina la incompetencia, la impunidad y la corrupción y es incapaz de tomar las decisiones correctas para salir de este atolladero. Mi país está dividido y enfermo, y a ratos me parece que no tiene cura (en especial hoy, que siento el humo de lacrimógenas mientras escribo estas pistoladas).

Así pues, hoy no es un buen día para publicar recetas, aunque si es cierto lo que dicen que las crisis son oportunidades, a lo mejor consigo la manera de que una pastelera como yo encuentre la forma de hacer un postre sin azúcar, leche (en ninguna de sus formas) harina, mantequilla ni aceite. Todo un éxito para los que estén a dieta.