29 de octubre de 2009

De vacaciones ¡al fin!

Ahhh vacaciones....esa temporada del año en que somos felices, ya no me duele la espalda ¡qué maravilla!, nadie llama al teléfono, nos despertamos y saltamos de la cama apurados para llegar al desayuno lo más pronto posible, el viento que sopla en nuestra cara huele diferente: huele a pan recién horneado. Un pan dorado y ligeramente ácido recién salido de la panadería mas famosa de San Francisco ¡yupi!

Aquí dejo algunas instantáneas de esa maravillosa ciudad, cosmopolita y bohemia a la vez, da gusto caminar por sus calles, subirse a sus tranvías, perderse en el mercado local y disfrutar de toda la diversidad humana resumida allí, todas las nacionalidades y todos los idiomas en un solo lugar.







17 de octubre de 2009

Golfeados para Día mundial del pan edicion 2009

De Homemade


Nuevamente como en años anteriores ayer se celebró en su cuarta edición el Wold Day Bread. Para variar voy llegando tarde ya que se suponía que todos debíamos publicar un post para hablar sobre el pan el día 16 de octubre. 17 de octubre ¡que alegría! me acabo de enterar, así andaré de despistada!!

world bread day 2009 - yes we bake.(last day of sumbission october 17)

Podría extenderme en excusas diciendo que ando como gallina loca corriendo de un lugar a otro terminando todas las cosas del trabajo para salir de vacaciones, haciéndome examenes médicos y arreglando maletas porque me voy de viaje, sin embargo eso no viene al caso y lo que si importa es hablar sobre el pan, ese alimento que ha acompañado a la humanidad desde la mismisima prehistoria.

En esta ocasión quiero hablar un poco sobre los Golfeados, exquisitos panes dulces, enrollados y rellenos de los sabores típicos de nuestra tierra: papelón, queso y anís. Su procedencia no es muy cierta pero quien prueba un golfeado no puede dejar de recordar su infancia, al menos la de nosotros los caraqueños, quienes solíamos parar con nuestros familiares antes de llegar al pueblo de El Junquito los fines de semana a degustar un buen golfeado con queso de mano y un Riko Malt esa bebida achocolatada que aun hoy consumimos y cuyo diseño me parece super moderno a pesar de ser el mismo que hace 30 años.

De Homemade


Afortunadamente el golfeado no es uno de esos dulces tradicionales que han ido desapareciendo con el tiempo, de hecho hay un resurgimiento del golfeado en este país y hasta se ven algunas franquicias de golfeado con resultados bastante aceptables.

Pero para aquellos que están lejos de casa y para aquellos que por curiosidad quisieran probar un poquito el sabor de nuestra tierra, les dejo la receta para que lo prueben recién horneado y con un buen trozo de queso blanco (aquí usamos queso de mano) que produce un excelente contraste entre lo dulce y lo salado. ¡Divino!

Para el relleno:
Anís dulce en grano: 15g
Canela: 4g
Papelón rallado: 230 g
Queso blanco duro rallado: 250 g

Para la masa:
Harina panadera: 800 g
Agua: 260 g
Levadura : 35 g ( 18 g si es levadura instantánea)
Sal: 4 g
Huevos: 100 g (2 huevos)
Azúcar: 215 g
Papelón líquido: 75 g
Mantequilla sin sal: 160 g
Leche en polvo: 30 g
Anís dulce en granos:16 g
Esencia de anís: 5 g (1 cdita)
Miel: 5 g
vainilla: 5 g

Para el almibar (o melao):
Papelón rallado: 30 g
Agua: 15 g


Indicaciones para la masa:
Combinar en un recipiente el agua, la vainilla, la esencia de anís, la miel. Disolver en el líquido el papelón y el azúcar (basta con calentar ligeramente el agua para ayudar a que los sólidos se disuelvan).

Incorporar en la amasadora (yo uso un ayudante de cocina Kitchen Aid) la harina, la mantequilla y el resto de los ingredientes (menos el anís en grano y la sal) con el agua de papelón.

Amasar a baja velocidad por 5 minutos hasta integrar todos los ingredientes, añadir la sal y el anís en grano y amasar 5 minutos mas hasta lograr una masa suave y esponjosa.

En una superficie enharinada estirar la masa con un rodillo hasta dejarla de 5 mm de grosor. Distribuir uniformemente los ingredientes del relleno dejando el extremo mas alejado de la masa una franja de 3 cm limpia y sin relleno. Hacer un rollo como si de un brazo de gitano se tratara y pintar el extremo que no tiene relleno con agua o huevo para que pegue bien al enrollar la masa. Esto evitará que la masa se despegue en el horno.

Cortar el rollo cada 3 cm para crear los golfeados, colocarlos boca arriba en una bandeja de horno engrasada y dejar levar por espacio de 2 horas en un lugar tibio, tapados con un paño de cocina.

Pre-calentar el horno a 180 grados centígrados, hornear los golfeados 20 minutos. Con la ayuda de una brocha de cocina bañarlos con el almíbar (hacerlo calentando el agua y el papelón hasta disolverlo dejando que espese solo un poco) y agregar queso blanco rallado para adornar. Llevar al horno nuevamente 10 minutos más. Retirar del horno y dejar enfriar 5 minutos.

El almíbar hará que los golfeados se peguen un poco de la bandeja, así que es mejor despegarlos aun calientes con una espátula y colocarlos sobre una rejilla o un papel encerado.

Comer de inmediato acompañados de una buena tajada de queso (si es de mano mejor).

Da para 15 a 18 golfeados.

De Homemade

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...