Pastelitos de queso ricotta



A nosotros los venezolanos nos gusta la variedad, así podemos dar muchos nombres a los diferentes tipos de café que consumimos (negrito, negro corto, negro largo, guayoyo, tetero, con leche, marrón, marrón claro, marrón oscuro...) también es costumbre entre nosotros desayunar en la panadería mas cercana, siempre apurados, de pie, con un café en la mano y en la otra una de las numerosas especialidades panaderas que al final se reducen básicamente a esto: cachito o pastelito.

Los cachitos normalmente son de jamón (aunque ahora se ven por ahí algunos también de queso) pero le decimos pastelito a cualquier masa de hojaldre rellena de: ricotta, ricotta y espinaca, jamón, jamón y queso crema, jamón de pavo y queso crema, jamón y queso amarillo, pollo o carne.

"Maigualidas" de naranja

De Homemade

No pude evitar reírme hasta el cansancio luego de este intercambio de mensajes vía teléfono celular con un amigo muy querido, una tarde después de salir del trabajo:

-¿cómo se llaman los bizcochitos que llevaste hoy a la oficina?- pregunta mi amigo Jona muy interesado.
-Magdalenas- le respondo.
-ahhh y yo diciéndole a mi novia que se llamaban Maigualidas ¡yo sabia que empezaban por "M" y que tenían nombre de mujer! jejeje.

Por eso de ahora en adelante a estas magdalenas las llamaré Maigualidas, así no importa si se le olvida el nombre a mi querido Jona.

Estos bizcochos con formas de conchas marinas son sencillos y rápidos de hacer, según me comenta la dueña en una pastelería cercana las buenas magdalenas (o madeleines por su nombre en francés) deben desarrollar una protuberancia del lado superior que demuestra un buen levado de la masa.

De Homemade

El origen de estos delicados bizcochos se remonta al siglo XVI, y fue gracias al Rey de Polonia Estanislao Lesczynsky (quien para la fecha había recibido el ducado de Lorena) que reciben el nombre de Madeleines.

Resulta que durante la preparación de una cena de gala ofrecida por Estanislao, el encargado de las salsas y el repostero se pelearon, este último muy molesto largó sus moldes y se marchó del lugar (muy francés él). ¡Horror! el Rey desconcertado se preguntaba si no tendría nada dulce que ofrecer a sus invitados, hasta que un mayordomo acudió en su ayuda: Una doncella llamada Madeleine proveniente de Commercy se ofrecía a preparar unos pastelitos según la receta de su abuela. Estos bizcochitos fueron un éxito total ante los invitados. El Rey llamó a la doncella la elogió y le preguntó el nombre de los bizcochos, a lo que ella no supo responder. "A partir de ahora los llamaremos Madeleine de Commercy" respondió el Rey (lo que seguramente no debe haber agradado mucho a la abuela de la doncella, jajaja)

De Homemade

Esta receta en particular es un poco diferente en la manera de incorporar los ingredientes. No se parece a la que aprendimos en el curso de pastelería, ni a las recetas que tengo en los libros de pastelería francesa, por eso intenté probarla y debo decir que quedaron suaves, esponjosas y con una hermosa protuberancia que hace ver a estas almejitas simétricas de ambos lados.

Ingredientes:
* 1 taza de harina
* 1/2 cucharadita de polvo de hornear
* Pizca de sal
* 2/3 de taza + 1 cucharada de mantequilla
* 1/2 taza + 2 cucharadas de azúcar
* 1 cucharada de azúcar morena
* 1 cucharada de miel
* 4 x huevos
* Ralladura de 1/2 naranja, más al gusto


Indicaciones:
Engrasar un molde de magdalenas y enfriar en el congelador.Pre-calentar el horno a 400°F / 200 °C.
Cernir juntos la harina y el polvo de hornear. Derretir la mantequilla, y remover en el azúcar y la miel. Batir ligeramente los huevos, y temperarlos dentro de la mezcla de mantequilla. Verter en la harina y mezclar hasta integrar bien. Vaciar la mezcla en los moldes y hornear hasta que los bizcochos desarrollen una protuberancia y se doren por los bordes (10 a 12 minutos), no abrir la puerta durante la cocción.

Da para 24 "Maigualidas"

De Homemade